"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 15 de octubre de 2017

Algo así como adios

Aunque duela como el infierno y me parezca subrrealista... supongo que toca decirte algo así como adiós.

domingo, 8 de octubre de 2017

Domingo

Día de descanso y vagancia. Ese es el plan, me levanto para descansar, para tirarme en el sofá y ver cada anime conocido, cada manga pendiente, para dormirme la siesta escuchando una peli de fondo.
Hoy me levanto para pasar la tarde haciendo los "deberes" de la semana con la música destruyéndome los tímpanos, para seguir la rutina de la mañana hasta que sea tan tarde que el cansancio me venza. 
Quizás así sea un domingo tranquilo y no tenga tiempo de pensar, quizás así no lloré más de lo necesario, quizás así me acuerde de que tengo que comer.
Quizás así no note el vacío de forma que me consuma.
Y bueno... si no al menos habré ampliado mi lista de adicciones.

martes, 3 de octubre de 2017

Una yo que no sé si quiero ser, una yo que no sé si quiero dejar.

He vuelto a ser esa persona que se ríe y sonríe como si todo en este mundo fuera bien mientras por dentro vuelvo a sentir como me ahogo por momentos y quiero vomitar.
En los momentos de compañía mi cerebro desconecta y solo actuó.
En la soledad necesito la música para callar mi mente.
Siento la oscuridad acecharme en cada rincón.
Pero sé de lo absurdo de la tristeza, la inutilidad de la tortura, la pesadez del dolor. Sé que esto es solo la debilidad de mi forteleza. Sé que es necesario para seguir. Sé que si quiero sobrevivir debo abrazar el llanto, la soledad, la tristeza, la pesadez.
Quiero llorar.
Quiero gritar.
Quiero huir.
Al final es la misma historia de siempre...
...vuelvo a estar jodidamente perdida. 

domingo, 24 de septiembre de 2017

Drama Queen

Con la soledad, también llega la ventaja de tener más tiempo para conocerse a uno mismo.
Me he dado cuenta de que a veces me caigo fatal jajaja
Pero eh, otras soy adorablemente genial.
Suelo ser calmada y tranquila pero hay ciertas cosas que me cruzan los cables y me vuelvo una persona menos agradable y querible.
Esto ya lo sabía, seguramente tú que me lees también, pero  ahora me he dado cuenta aún más;
me he empezado a plantear cuestiones existenciales
¿Tendría que cambiar? ¿Tendrían que aceptarme así?  ¿Tendría que aceptarme yo así? ¿Si cambio mejoro? ¿Seré más feliz? ¿Lo hago por mi o por ellos?
La respuesta certera a estas preguntas no la sé, no tengo ni idea realmente.
Sin embargo solo pienso una cosa... si una acción, si un pensamiento, si una situación me provoca más dolor, más disgustos y más cansancio metal que felicidad y paz. No la quiero. Debo cambiarla, debo avanzar a una situación más agradable, a algo mejor.
¿Tiene sentido no?
más o menos en mi cerebro lo tiene.
Sino... siempre me quedará hacer un acto teatral sobreactuado para sobrellevar la situación.

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com