"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 11 de febrero de 2018

Venceré a mis días de mierda. Lo haré.

El cansancio, la pesadez y la tortura a la que nos podemos someter nosotros mismos no tiene límites. Piedra tras piedra. Hostia tras hostia. Herida tras herida. Seguimos...
Da igual, da igual el dolor, da igual todo, aunque sangres, aunque llores, aunque duela... sigo.
Seguiré con este dolor, seguiré con esta pesadez. Porque fue una semana de mierda, pero los días buenos hacen que todo valga la pena. Luchar, merece la pena.

miércoles, 24 de enero de 2018

Un corazón tan pesado que jamás había sido tan libre.

A veces somos incapaces de dejar ir las cosas del todo, incapaces de entender la realidad que vivimos y los sentimientos acaban convirtiéndose en una carga.
Hoy, yo me di cuenta de que por culpa de mis cargas he tenido que perder, he sido incapaz de alcanzar cosas maravillosas que valían la pena.
No me arrepiento, más tengo rabia y ciertas ganas de gritarme un poco "¡eres idiota!". Pero no me arrepiento porque no hay mayor lección que vivir, cagarla y aprender. Te caes, asimilas la hostia y aunque te estén sangrando las rodillas, aunque te piquen las manos y aunque notes el dolor en tus pasos... sigues, porque eso es lo que debes hacer, porque así paso a paso es como te haces fuerte, es como vives. Hay momentos en la vida en que unos debe detenerse, lo he hecho demasiadas veces para saber que este no es uno de ellos.
Sí, esto va por ti lobito... mi amor por ti se ha acabado convirtiendo en una pesada carga que llevo con dolor. La cuestión es la siguiente. Puedo hundirme con esa carga. O puedo aprender a llevarla, puedo aprender a hacerla más ligera. 
Soy débil, muchas veces soy jodidamente débil, lloro, me caigo, lloro y me hundo. Ser débil no es un problema, permitirnos serlo a veces es lo más valiente que podemos hacer. 
Este largo tiempo he aprendido una cosa de mi debilidad y mi tristeza, me han hecho más fuerte. Me he vuelto más yo.
Hacer las paces con uno mismo aporta una paz que no puede ser descrita. No importa que a veces siga cayéndome, no importa que llore como una niña o que mi corazón siga latiendo por "él". No importa porque he aprendido que a seguir, a vivir y respirar con una sonrisa y una carga en el corazón. Y la ironía de la situación es que hacía mucho tiempo que no me sentía tan tranquila, tan ligera. 
PD: ando de exámenes y estoy desaparecida del mundo. Escribí este pequeño texto como liberación. En cuando este libre me pondré al día con cada una de vuestras palabras amigos míos. Un beso enorme, la niña perdida.

lunes, 1 de enero de 2018

Hola amigo, hoy es año nuevo ¿no?

Hola amigo, 
Estos días de fiestas recuerdo y recuerdo aquellas personas que se han ido y a esas que están. Estos días intento pensar más de la cuenta que quiero en mi vida, que no pienso aceptar y cómo puedo mejorar. Estos días son difíciles, se juntan demasiadas emociones con cosas erróneamente correctas como el alcohol, la comida, la música y el contacto físico. 
Sí... he recordado de más a la gente que sé ha ido, pero he intentado recordar y aferrarme a esa que está, hoy y "para siempre". 
Sí... es solo un puto día más. Lo sabes ¿no? Amigo lo que quieras cambiar de tu vida lo puedes hacer en cualquier momento. Propósitos, deseos y sueños. Da igual, solo hazlos.
Para mí este año, sobretodo estos últimos meses he aprendido y recordado cosas de mí misma. He descubierto que da igual que el mundo parezca desmoronarse, que el dolor te machaque, que las cosas no tengan sentido o que por mucho que lo intentes a veces... no sirve, no es suficiente. No importa. No importa, solo tienes que seguir. Reconstruye y aguanta, sujétate las heridas con tiritas y nylon, no hace falta que todo siga la razón, si fallas vuelve a intentarlo una y mil veces, si pierdes... solo queda la aceptación y los intentos de una posible lucha. 
Pero el ingrediente más importante para todo esto he descubierto que es la paz. Jodida paz mental. Una vez tienes eso... lo demás es más sencillo, lo demás parece pesar menos. 
Tengo sueños, esperanzas y propósitos cada día de mi vida, no hace falta que sea el día 1 de l año, solo necesito volver a quererme ... solo necesito paz. 
PD: se que he estado muy perdida ultimamente, he estado reecontrandome con la cama, con algunos amigos y con mis queridas series. He estado estudiando menos de lo debido y procrastinando demasiado. He escrito, palabra, pero en cuadernos y words jaja cosas pequeñas y dibujos absurdos (le he dado más a la sipleza de instagram debo confesar). Pero vuelvo para desearos un feliz año y daros un beso gigantesco. 
Os quiero, siempre... un beso enorme, la niña perdida.

domingo, 17 de diciembre de 2017

Una nueva historia con aires de dejà vu.

Intento no pensarte, no escribirte... intento aún menos hablarte. No es fácil eso del tiempo, el tiempo me dijeron que lo curaba todo. A mi me sigue doliendo igual que el primer día, sigo queriendo gritarte, llorarte y besarte hasta que no me queden palabras ni labios.  
Pero sí que el tiempo ha ayudado a entender, a crecer, a pensar y a recordar sin llorar todos los días. El dolor es más fácil de llevar, a pesar de que sigue igual. Creo que he crecido. Creo que mi corazón ahora pesa más... es irónico, pues solo siento que está prácticamente vacío. Me parece que la cuestión radica en que te echo de menos casi tanto como te quiero, te odio casi tanto como te extraño.
Me dijeron que era fuerte tantas veces que al final para mí era una escusa de "puede soportar lo que te echen". Ahora me lo vuelvo a creer.
Esta es una lucha de monstruos y gigantes, la típica historia de cuentos de hadas, seguro que la conoces. A pesar de que hay días que lo olvide, aunque hay días que la pena me domina y las lágrimas me parecen insuficientes, aunque hay días que siento que nada me hará lo feliz que el lobo que se marchó me hizo, no importa. Porque luego recuerdo que a pesar de mi dolor soy más fuerte de lo que parezco, de lo que creo... he luchado contra dragones milenarios, guerreros oscuros y bosques enlaberintados durante mi travesía. Así que cueste lo que cueste intentaré recuperar los fragmentos de mi vacío corazón, pegarlos, cuidarlos y llenarlo de nuevo. Sé que llorare, luchare y reiré desde el fondo de mi estómago. 
Por ello... no importa, seguiré a ciegas y con el corazón despedazado andando y andando.
Image by theuzossauro
PD: lamento la falta de entradas... he estado un poco perdida de todo por el estrés de la realidad. Para intentar evitar desconectar tanto, e intentar incluso llegar a un poco más de perdidos me he creado una cuenta de instagram (sí muy mainsteam) podreís oir mis simples estupideces ahí. Espero volver pronto, os echaba de menos.
Un beso y mil millones más, la niña perdida.

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com