"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 30 de enero de 2011

Grita!

Esperando una casualidad, una oportunidad voy a esa playa. Pero sus ojos no aparecen por ningun lado... aunque si los de una chica, esa chica que es parte de mi vida, esa rubia espectacular que quiero como a una hermana destrozada por un movil que no suena... asi que hoy no es mi dia, no es el de él no es el de nadie más que ella.
-Es un idiota que no te merece.-decimos todas intentando animarla.
Pero todos sabemos que eso nunca sirve, es solo para intentar hacerla ver. Pero en el amor nunca ves nada más que a él o ella.
-Pero yo le quiero.-esas palabras eran igual qe puñales para ella, él no se sabía lo que quería, un tiempo necesito pensar. ¿Pensar el que? La tienes a ella ¿que mas tienes que pensar? al final solo la hace llorar, estar triste y esconderse de todo. Asi que en ese momento estamos ahi, todas nos mantenemos a su lado oyendo sus sentimientos hasta el punto de que parecen los tuyos.
-Blanca sueltalo todo.-digo yo.
-Grita.-dice Rei.
Me mira y nos ponemos las dos a gritar, soltandolo todo. Pero ella no.
-¡Grita!-decimos las dos a la vez. Pero sigue sin decir nada
Entonces aparecieron Ester y Carol. -¿Que estais haciendo?
-¡Gritad!-dijimos nosotras dos. Entonces las cuatro gritando como locas soltandolo todo, mirando a aquella rubia que no podía decir nada, no se atrevía a decir nada y nos miraba con una sonrisa torcida.
Pusimos música y empezamos a bailar, saltar, cantar y gritar. Soltandonos todas intentando animarla, sacandole risas, haciedno que soltase un par de lágrimas con las canciones tristes, los bailes absurdos y nuestras canciones que te hacen saber que esas chicas nos las cambiarías por nada ni nadie.
Se convirtio en nuestra fiesta de locas, ella nos seguia saltando soltandose gritando, GRITANDOLE.

1 comentario:

  1. Hola

    Mi nombre es Tania y soy administradora de un directorio de webs/blogs. Me ha gustado mucho tu blog. Quisiera intercambiar enlaces. Puedo agregar tu blog en mi directorio para que así mis visitantes puedan visitarlo tambien.

    Si te interesa, escribeme al mail:
    tajuanchita@gmail.com

    Exitos
    Tania

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com