"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

martes, 22 de febrero de 2011

Volando a Nunca Jamás (Parte 3)

Se acerca lentamente haciendo que mi corazón se acelerase hasta el punto de que se pararía. Unos milímetros y nuestros labios estarían juntos, notaba su respiración y sus ojos en mi más que nunca. 
-No puedo.-dice él apartándose rápidamente. 
-¿Cómo?-digo yo enfadada.-es solo un beso no te pido más. 
-No, no puedo eres Erika. Mi mejor amiga, la chica con la que compro regalos para otras, a la que le cuento mis problemas, mis rayadas, a la que le pido consejo, con la que me voy de copas sin preocuparme de nada, con la que hago las mayores tonterías del mundo, y sí con la que voy a comprar condones. Y no quiero que eso cambie. 
-¡Pero yo sí! No puedo más…   
-Pero, somos y yo.
-Exactamente por eso. Imagínate que fueses yo, y tu ella. ¿No crees que te dolería sin saber que puede pasar?
-Se quedo callado un momento mirando a su cama, pensando, pero ambos sabíamos la respuesta.
-Lo ves, solo te pido eso y te lo juro todo volverá a ser como antes si tu quieres. 
-Vale, pero después normalidad total. 
"A caso ni siquiera podía pensar en que le gustase?” La habitación volvió a llenarse de silencio con nosotros dos acercándonos, aunque ahora más rápido, con ansias antes de que él se volviese a apartar. Esos milímetros se rompieron y sentí sus labios. Esos labios que llevaba deseando durante meses, que me tocasen, y me hiciesen sentir que de verdad podía sentir algo así, que no era una farsa. Dos minutos más o menos pero los dos minutos que recordaría eternamente.

-¿Ya?-dijo él como diciendo “¿volvemos ya a la normalidad?” 
-Si… solo te pedía eso. ¿No has sentido nada?
-Sí, que solo somos amigos.  
-Vale, era solo curiosidad ahora puedo estar tranquila y olvidarme de ti.-digo sonriéndole con mi estúpida sonrisa de “quiero llorar”.-me marcho a casa, hasta mañana.- digo dándole un abrazo largo
Me levanto de la cama y me dirijo a la ventana apoyándome y mirándole a él, sentado en la cama con las mantas retorcidas, sus ojos brillantes por la luz de la luna que nunca serán míos. 
-Wendy no olvidará a Peter, pero su ventana se cerrará esta noche. Si quiere entrar tendrá que llamar.-digo sonriéndole y bajando por la pared, apenas tocar el suelo las lágrimas cayeron y yo empecé a ir a casa. 
-¿Lo prometes?-dice él asomándose a la ventana mientras yo me iba. 
-¿El qué?-digo dándome la vuelta rápidamente al oír su voz.
-Que nunca te olvidaras de Peter Pan.
No podría, siempre sueño con Nunca Jamás.-digo sonriéndole, aunque esta vez de verdad. Con lágrimas que me recorren las mejillas y se posan en la comisura de mis labios, pero que él no puede ver por la oscuridad.

lunes, 21 de febrero de 2011

Volando a Nunca Jamás (Parte 2)

Su cama esta a tan solo un par de pasos de mi, él solo está a un par de pasos. Y mis manos están empezando a temblar al ritmo de mi corazón desbocado. No se ha despertado, así que podría darme la vuelta… ¡NO, no! He llegado hasta aquí así y que no me voy a echar atrás. 
-Alex, Alex.-digo susurrándole al odio.-despierta. 
-¿Qué hora es?-dice él con un ojo entre abierto.
 -Son las…tres y media de la mañana.-digo yo al mirar su despertador.
-¿Qué haces aquí?-dice levantándose lentamente, iluminando esos ojos castaños por la luz de la luna, que me miran intrigados.
-Venía a decirte una cosa…. 
-Y no podías esperar a mañana a una hora decente.-dice con una sonrisa burlona.-aunque claro no eres una persona normal, que haría algo así.
-No te tomes esto a coña.
-No podría y menos a estas horas, ¿Qué es lo que pasa?-dice cogiéndome la mano, que temblaba.- ¿Qué es lo que ocurre?-dice más preocupado al ver como temblaba. 
-Sabes, me he ido de casa por las escaleras de emergencia, he venido corriendo desde allí, he escalado la pared de tu casa, y he abierto la ventana de tu cuarto escabulléndome en medio de la noche. ¿De verdad no sabes lo que eso significa?-digo sonriendo. 
-La verdad… no lo sé.
-¿No lo sabes o no quieres saber?-En ese momento hubo un silencio. 
-Vale, ya lo entiendo. Pero me da igual, no puedo soportarlo más, sabes lo que es verte con otra y callarme esto. Ayudándote a comprar regalos para ellas, a decirte que es mejor para tus citas…
-¿Lo siento?-dice sin saber realmente que decir.
Por dios he ido a comprar condones contigo!  
-Sí pero todo eso ha sido porque eres mi mejor amiga. 
-Sabes que esas palabras son una de las peores que podrías haber dicho. 
-Lo siento, no sé qué decir. Yo he hecho todas esas cosas porque eras tú, no podría haber hecho eso  con nadie más. 
-Pero yo no quiero eso, quiero más. Quiero besarte, bailar, cantar, soñar, vivir, fumar, beber, gritar… lo que sea, pero quiero hacer algo que no tenga el significado de “solo amigos”. No puedo. 
-¿Quieres besarme?
Dios mío! Eres tonto, haber entiéndelo ESTOY ENAMORADA DE TI. Te quiero, te quiero y te querré.
-Creo que no sabes realmente lo que sientes.-dice él cabreándome.
-¿Qué no sé lo que…? Mira, se perfectamente lo que quiero, yo no voy a las 3 de la mañana a casa de cualquiera. 
-¿Por qué después de cuatro años de conocernos sales con esto ahora?
-Es cierto, te conozco desde hace cuatro años. Pero es que hace cuatro años yo no te quería así, hace tres tampoco, ni siquiera dos, pero hubo un día hace un año en el que de repente al mirarte a los ojos fue como si todo cobrase sentido. Sentí algo que no sabía que era, cada vez que alguien me decía que quería a alguien tu cara a aparecía delante de mí, cuando un chico se me acercaba tu aparecías en mi mente, tu sonrisa, tu cara, tus ojos, tu. No podía mirar a los demás, y llevo un año pensando que esto son solo invenciones mías, un año intentando olvidarme de ti, un año pensando si decirte esto. Un maldito año en el que todo me parecía imposible, pero me canse. Me canse de no saber, de pensar en cosas y desvariar en mi mente. Así que, si dices que no te quiero, yo te lo demostrare, bésame.
 
-¿Cómo?
-Bésame, dame un beso y después de eso me marchare por esa ventana y todo volverá a la normalidad, esta noche nunca habrá ocurrido y simplemente seremos
tu y yo. –digo acortando la distancia entre nosotros.
-¿Un beso?
-Un beso. 

Gracias a los que me segís aunque seais pocos, para mi es suficiente que leaís lo que escribo.
Un beso de la niña perdida. :) 

domingo, 20 de febrero de 2011

Volando a Nunca Jamás (Parte 1)

En  un mundo, mi mundo espero a mi Peter Pan, ese chico de mallas verdes que entrara por mi ventana llevándome al país de mis sueños. Pero me estoy cansando de esperar, no aparece. Estoy harta, harta de dejar todas las noches mi ventana abierta para el que pueda entrar pero nunca venga, harta de morirme de frío por ello, harta de sentir que él simplemente se ha olvidado de mí. 
Así que digo adiós a esa Wendy que espera ansiosa dormida en la ventana soñando con que Peter entre, adiós a la niña que creía ver Campanillas por las lamparitas. Ahora esta niña irá a buscar a Peter Pan, el Peter Pan de los ojos castaños que la hace volar por la habitación. “No, esta noche no. Esta noche yo le haré volar a él. Pienso antes de salir de casa por la ventana. Bajando por la fachada de casa como una ladrona. Corriendo por la calle para llegar a tiempo a su casa, antes de que se duerma y cierre el su ventana, escuchando el sonido de la cremallera de la chaqueta, las fuertes pisadas de mis pies en esas calles vacías. Y con el ligero sonido de las olas en ese enorme silencio. 
Jadeando, un poco sudada, cansada y ansiosa llego a su puerta, esa puerta blanca pero no puedo llamar o despertare a sus padres. Miro hacia su ventana y como siempre tiene la persiana subida. Así que subo por la pared de piedra un poco salidas ayudada del canalón que sube por la pared, por suerte no está muy alto sino me acabaría cayendo. Me apoyo en el saliente de la ventana, por fin he llegado y la abro por el lado que no cierra del todo. Entro sigilosamente por la ventana, cerrándola tras de mí. 

jueves, 17 de febrero de 2011

¿Realidad o ilusión?

Te quiero. Dos palabras que se dicen con mucha facilidad, te quiero, te quiero, te quiero. Repítelas todas las veces que quieras... y aunque lo hayas hecho un millón de veces no te mientas. No sabes lo que significan.
¿Por qué no decimos café, nube o tulipanes? ¿Por que decimos te quiero?
Alguien puso en esas palabras un significado que según el diccionario es amar, tener cariño, voluntad o inclinación a alguien o algo. ¡Cuánto se equivoca! A ver, todos aquellos que alguna vez hayan amado saben que esas dos palabras no son suficientes para decir lo que sientes, que detrás de eso hay demasiado dolor, pero compensado por tanta felicidad que no importa lo que llores, sufras o te caigas seguirás haciéndolo solo por el hecho de poder sonreír así otra vez.
Ahora pensad... ¿cuántas veces habéis dicho te quiero? ¿Eran reales o simples ilusiones? Si tienes que pensarte la respuesta, no era más que una ilusión.

lunes, 14 de febrero de 2011

El día en el que me perdí en tus labios.

Toc, toc, toc... Va con su pijama como cualquier otro día a abrir la puerta. Pero no es otro día porque por mucho que diga que no es más que una fiesta comercial, no tiene sentido y blah blah ¿a quién no le hace ilusión un ramo de flores?
No mira por la mirilla porque pensaba que era su hermano que venía de casa del vecino pero no era él, claramente no era él. Con un ramo de flores en la cara le ve, le reconoce. El mismo pelo, la misma altura, esas zapatillas Adidas blancas que tantas veces había pisado sin querer...
-Hola, ¿es usted Alba?-dice él con una sonrisa en la cara apartando el ramo de flores.
Ella sin saber que responder solo mira esa gran sonrisa que la está esperando. Al final él le entrega sus flores y le da un beso en la mejilla, cálido y amable. Pero ella quiere más...
-Gracias.-dice sonriendo como una estúpida al ver sus ojos verdes encontrarse con los suyos.- ¿pero no te habrás confundido?-dice ella mirando el ramo estupefacta.
-Jamás me equivocaría contigo.-dice acercándose a ella estando a dos centímetros de su cara.
Sin esperar un segundo más ella le beso, un largo y ansioso beso que llevaba esperando demasiado tiempo, de puntillas y con el ramo por detrás de él, ella le besaba una y otra vez. Sin importarle el hecho de estar en pijama, de que mañana tenía un examen muy importante, de darle igual que les viesen sus vecinos, sus padres o su hermano.

domingo, 13 de febrero de 2011

Próxima parada, un te amo.

¿Queréis saber qué es lo peor de amar a tu mejor amigo? Además de todo lo que creáis esta ese día, el día que recuerda que el mira a otra, que le compra regalos y le da su amor a ella. Si... el día de San Valentín.
Me he pasado todo el día mirando peluches, ramos de flores y bombones para la chica que le gusta, ahora a cambiado se llama Paula. Le a regalado una tarjeta preciosa que he escrito YO. ¿Patético verdad?
Por lo que he decidido dejar de ser la cobarde, dejar de tener miedo y afrontar las cosas. ¿Qué día? Mañana, mañana le diré todo lo que no me he atrevido, lo que he callado, todo lo que siento sin importarme las consecuencias más que el hecho de que él sepa lo que siento. Quiero hacer que esos ojos me empiecen a ver de otra forma y no como "su mejor amiga".
Quizás mañana sea un día mas pero... no soporto comprar un regalo más para otra.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Hola vieja amiga, ¿te acuerdas de mi?

-Tengo novio.-dice Carol. De repente, empezando asi mi maravillosa tarde...
-¿Como?¿Quien?
Porque vereis que una de tus mejores amigas tenga novio es fantástico, te alegras por ella y si encima es un buen chico te alegras el triple pero esta ese factor X. Ese motivo por el que no te alegras tanto porque ahora solo quedas tú. Rei tiene a Alberto, Esther a Guille, y Blanca aunque no lo tiene tiene a Damian. Y al final como acabo yo... quedando con parejitas y mis amigos pero claro, ellos tambien tienen a alguien de manera indirecta. Y yo no soy la persona más importante en sus vidas como para estar conmigo siempre.
-Es Arturo.
Todas la abrazaron y yo tambien claro. Sabía lo que habia pasado por culpa de ese tío y aunque no fuese el mejor del mundo, era a quien ella quería. Por lo que como siempre terminan mis dos horas de playa rodeada de besos, abrazos y caricias que en realidad estaban cohibidas por mi, pero aun asi estaban. Marchandome a casa de la única persona a la que quería ver. ÉL. Al final me acabe cansando de ver besos y besos, además de ver los sentimientos reprimidos porque yo estaba ahi. Asi que me despedi y  cinco minutos después aparecí en la puerta de Alex. Era como la gravedad, al igual que te mantienes pegado al suelo, o que los planetas giran alrededor del Sol, habia un algo que me atraía a él. ¿El que? Llamadlo gravedad, quizas obsesion (lo más seguro), amistad, confianza, complicidad, cariño, respeto, o amor.
-¿Que haces aqui no habias quedado con estas?-dice el sorprendido.
-Si, pero han venido todos sus novios.-digo entrando en su casa, dirigiendome directa a su cuarto.
-Ah...-dice él entendiendome a la perfeccion.-Yo he quedado a las nueve con un chica asi que luego te acompaño a casa y  me voy.
-Claro..-digo resignada. ¡No me digas que has quedado con otra tia! pienso, pero claro él no sabe que me gusta, somos "los mejores amigos" por lo que era normal.
-¿Me ayudas a escoger que ponerme? ¿Y un plan para hacer con ella?
-Si.
Otra cita más, otra chica diferente, otra tarde de mirar su cara para otra chica, sus sonrisas practicadas para impresionarla, sus miradas seductoras, sus tonterías para hacerlas reir, sus grandes temas de conversacion para ser algo mas que una cara bonita (que lo es) todo, todo y mas para otras, porque no era una solo una eran cientos.
-¿Y bueno que me recomiendas? Que esta chica me gusta mucho...-dice poniendo ojitos.
-Pues como todas.-digo riendo.-ponte el jersey gris con la camiseta blanca debajo, la chaqueta de cuero y los vaqueros oscuros.-digo sonriendo y sacando su ropa del armario.
Se desvistio delante de mi quedando en esos maravillos Calvin Klein, dios había demasiada confianza. Aunque claro en esta situacion era un plus. Porque ¡como esta! el chico tiene el cuerpo perfecto, es el hombre perfecto.
-Eres la mejor escogiendo.-dice mirandose al espejo.-deberías dedicarte a esto.-dice con esa sonrisa torcida que me hacia temblar.
Después de eso nos quedamos dos horas hablando, jugando a las cartas, mirando nuestras fotos de pequeños y riendonos de como eramos antes, cantando las canciones de la radio y esa cancion... "what's left on me".
Momento de las despedidas, a tres metros de casa en frente de la playa donde a quedado con ella, nos despedimos. Un largo abrazo y un beso en la mejilla. Sus brazos eran el lugar más calido del mundo, el único que me importaba, quedarme alli eternamente tenía sentido. Al final acabo viendo como le coge la mano a esa otra chica y se marchan por la playa dandome la espalda, solo mirando sus ojos.Volviendo a mi dulce soledad.

martes, 1 de febrero de 2011

No es suficiente

Amigos. Una palabra que tiene uno de los significados más importantes en este mundo, hace que seas capaz de cualquier cosas pero a veces esas palabras no son lo que quieres.
-Erika eres mi mejor amiga.-sus palabras salieron con una sonrisa, mirandome fiajamente con esos ojos que me vuelven loca y un abrazo que me hizo derretirme pero las palabras... me inmovilizaron.
-¿Y eso por qué lo dices ahora?
-Porque necesito contarte una cosa.-dice emocionado con los ojos iluminados con un toque especial que ya sabia que significaba.-Me he enamorado de una chica.
¡¡BOOOM!! igual que una explosion, lo de ser amigos no era lo peor que me podría haber dicho no.
-¿Quien es?-una pregutna absurda ya sabía quien era, era ella, ella a la que miraba a la que sonreia como yo quería que me hiciese a mi.
-Es Esther.
-¿Sabes que tiene novio verdad?
-Si, lo sé. Per necesitaba decirselo a alguien.
-Pues me siento alagada.
-Claro, eres mi mejor amiga.
-Claro. Y tu el mio.-"soy idiota, definitivamente" LO SÉ. Pero si vosoros vieseis esa sonrisa y esos ojos no podriais decir otra cosa.Entonces me abraza haciendome sentir sus brazos en mi espalda. Con ganas de continuar asi indefinidamente
.-Dios... como te quiero.-dice riendo. Si, si me quieres pero como amiga, bueno no una amiga cualquiera. TU MEJOR AMIGA (por lo menos es un paso)
-Y yo a ti.-digo apretandole contra mi.-Pero sabes que...
-¿Qué?
-Que...-vamos dilo, ¡suueltalo!-que ahora tu y yo nos vamos a ir a un bar a tomarnos un par de copas.-"¡cobarde!" grita mi cabeza.
-Me parece una gran idea.-me pone el brazo por detras de la espalda y nos vamos al irlandes que esta dos calles más allá de nosotros.
Copas tras copas, sentados en esa barra mirandonos, riendonos, callendonos de la silla por los tragos de más. Mejor dicho callendome de la silla por los tragos de más, pero... la cerveza me pierde.En esa noche cinco chicas se le acercaron para ligar con él, tácticas como sacar culo al pedir en la barra, hacer que se tropezaban, pedirle una pajita o ponerse un escote monumental al pasar a su lado. Y eso que yo estaba a su lado.... pero bueno aún así él solo cogio sus números ya estaría con ellas otro día porque lo estaría pero hoy era MI mi día con él.
-Vamonos a casa.-dijo él pagando la cuenta y cogiendome del brazo.
Me llevo a casa, me metió en la cama y se quedo conmigo hasta que llegaron mis padres. Esa noche, era de esas que debía recordar porque solo pasaban un par de veces. Se marchó por la ventana, bajando por la pared. Antes de salir me miro  y dijo con su sonrisa.
-Peter se marcha, hasta mañana Wendy.
Que yo fuese la única en su vida por un par de horas para mi era suficiente... o eso creeía porque ahora me he dado cuenta de que QUIERO MÁS. ¡Y lo voy a conseguir!

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com