"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 21 de febrero de 2011

Volando a Nunca Jamás (Parte 2)

Su cama esta a tan solo un par de pasos de mi, él solo está a un par de pasos. Y mis manos están empezando a temblar al ritmo de mi corazón desbocado. No se ha despertado, así que podría darme la vuelta… ¡NO, no! He llegado hasta aquí así y que no me voy a echar atrás. 
-Alex, Alex.-digo susurrándole al odio.-despierta. 
-¿Qué hora es?-dice él con un ojo entre abierto.
 -Son las…tres y media de la mañana.-digo yo al mirar su despertador.
-¿Qué haces aquí?-dice levantándose lentamente, iluminando esos ojos castaños por la luz de la luna, que me miran intrigados.
-Venía a decirte una cosa…. 
-Y no podías esperar a mañana a una hora decente.-dice con una sonrisa burlona.-aunque claro no eres una persona normal, que haría algo así.
-No te tomes esto a coña.
-No podría y menos a estas horas, ¿Qué es lo que pasa?-dice cogiéndome la mano, que temblaba.- ¿Qué es lo que ocurre?-dice más preocupado al ver como temblaba. 
-Sabes, me he ido de casa por las escaleras de emergencia, he venido corriendo desde allí, he escalado la pared de tu casa, y he abierto la ventana de tu cuarto escabulléndome en medio de la noche. ¿De verdad no sabes lo que eso significa?-digo sonriendo. 
-La verdad… no lo sé.
-¿No lo sabes o no quieres saber?-En ese momento hubo un silencio. 
-Vale, ya lo entiendo. Pero me da igual, no puedo soportarlo más, sabes lo que es verte con otra y callarme esto. Ayudándote a comprar regalos para ellas, a decirte que es mejor para tus citas…
-¿Lo siento?-dice sin saber realmente que decir.
Por dios he ido a comprar condones contigo!  
-Sí pero todo eso ha sido porque eres mi mejor amiga. 
-Sabes que esas palabras son una de las peores que podrías haber dicho. 
-Lo siento, no sé qué decir. Yo he hecho todas esas cosas porque eras tú, no podría haber hecho eso  con nadie más. 
-Pero yo no quiero eso, quiero más. Quiero besarte, bailar, cantar, soñar, vivir, fumar, beber, gritar… lo que sea, pero quiero hacer algo que no tenga el significado de “solo amigos”. No puedo. 
-¿Quieres besarme?
Dios mío! Eres tonto, haber entiéndelo ESTOY ENAMORADA DE TI. Te quiero, te quiero y te querré.
-Creo que no sabes realmente lo que sientes.-dice él cabreándome.
-¿Qué no sé lo que…? Mira, se perfectamente lo que quiero, yo no voy a las 3 de la mañana a casa de cualquiera. 
-¿Por qué después de cuatro años de conocernos sales con esto ahora?
-Es cierto, te conozco desde hace cuatro años. Pero es que hace cuatro años yo no te quería así, hace tres tampoco, ni siquiera dos, pero hubo un día hace un año en el que de repente al mirarte a los ojos fue como si todo cobrase sentido. Sentí algo que no sabía que era, cada vez que alguien me decía que quería a alguien tu cara a aparecía delante de mí, cuando un chico se me acercaba tu aparecías en mi mente, tu sonrisa, tu cara, tus ojos, tu. No podía mirar a los demás, y llevo un año pensando que esto son solo invenciones mías, un año intentando olvidarme de ti, un año pensando si decirte esto. Un maldito año en el que todo me parecía imposible, pero me canse. Me canse de no saber, de pensar en cosas y desvariar en mi mente. Así que, si dices que no te quiero, yo te lo demostrare, bésame.
 
-¿Cómo?
-Bésame, dame un beso y después de eso me marchare por esa ventana y todo volverá a la normalidad, esta noche nunca habrá ocurrido y simplemente seremos
tu y yo. –digo acortando la distancia entre nosotros.
-¿Un beso?
-Un beso. 

Gracias a los que me segís aunque seais pocos, para mi es suficiente que leaís lo que escribo.
Un beso de la niña perdida. :) 

1 comentario:

  1. Hermosa entrada, al igual que tu blog, es precioso! Saludos, te espero por el mio ♥

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com