"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

sábado, 12 de marzo de 2011

Erase una vez....

Erase una vez una niña cuyas palabras eran calladas, cada vez que decía algo que quería, algo malo pasaba. Gritos, peleas, insultos... al final aquella niña callo una y otra vez, hasta que al final aquello que callo era demasiado.
Erase una vez un cuento que no podía ser contado, del que no se podía hablar, un cuento de palabras mudas.
Erase una vez una pequeña libreta azul que era capaz de oír las palabras escondidas, las palabras dentro de esa niña que solo sabia vivir en el silencio, bajo las mantas de su cama.
Erase una vez una libreta que fue descubierta, nadie sabía de quien era, ni porque si la leías sabias que pertenecía a alguien que tu conocías pero no sabias quien. Quizas eran esas palabras que deberías haber escuchado. No sabías que significaban esas palabras pero si sabias que eran todas aquellas que desearías haber dicho algún día, que querías que alguien hubieran escuchado, esas palabras que siempre estuvieron bajo tus sabanas de lágrimas....

3 comentarios:

  1. me encanta! gracias por seguirme en mi blog! te sigo :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Que hermoso! ¡Muy hermoso! ¿Vos lo escribiste? Si es así TE FELICITO por que tenes un don para escribir. ¡Te sigo hermosa! :)

    ResponderEliminar
  3. " esas palabras que siempre estuvieron bajo tus sabanas de lágrimas..."
    Muchs gracias por comentar en mi blog, si no nunca hubiera dado con un blog tan genial como el tuyo :D
    Me encanta, yo también te sigo. ♥

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com