"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 7 de marzo de 2011

Querido John.

Hay algo que quiero contarte. Después de recibir los disparos, ¿quieres saber lo primero que me vino a la cabeza, antes de perder el conocimiento?
-Monedas.
Vuelvo a tener ocho años y estoy de visita en la casa de la moneda. Escucho a alguien explicando como se fabrican las monedas, como se recortan de una plancha de metal, como se cantean y viselan, como se acuñan y se pulen. Y como cada lote es minuciosamente examinado, por si alguna se ha escapado con la mas mínima imperfección.
Eso es lo que me vino a la cabeza.
Soy una moneda del ejercito de los Estados Unidos, fui acuñado en el año 1980, me recortaron de una plancha de metal, me han viselado, me han pulido los bordes. Ahora tengo dos pequeños agujeros en mi. Ya no estoy en perfectas condiciones. Por eso hay algo mas que quiero decirte, justo antes de que todo se volviera negro. ¿Quieres saber lo ultimo que me vino a la mente?
-Tú.

1 comentario:

  1. Guau :) Es mi pelicula favorita y la he visto un millón de veces (L)
    Enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com