"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 21 de marzo de 2011

Tienes que...

Tienes que escoger que serás al crecer, a que colegio irás, las optativas, los cursos, la universidad, el máster y después claro el doctorado. Tienes que elegir con que amigos salir, a quien decir tus secretos y a quien nunca volverás a ver. Tienes que escoger a tu perro, a tu gato, tu loro o hasta a tú erizo. Tienes que escoger si vivir con tus padres o mudarte de casa. Tienes que elegir ver cuatro, antena 3, Telecinco, la sexta o televisión española Tienes que escoger que ropa ponerte, que regalos comprar, que película ver...Tienes que elegir café, chocolate, leche, coca-cola, alcohol. Tienes que dar dos besos, solo uno, no ahora es la mano, o sino una pequeña reverencia. Y a la hora de amar, tienes que escoger si seguir tu corazón o aquello que los demás creen. Tienes que elegir huir de tus miedos o lanzarte al abismo sin casco. Tienes que correr a toda velocidad y llegar a tu meta o dejarlo a la mitad. Tienes que decir la verdad o mentira. Tienes, tienes, tienes y tienes que hacer mil cosas que te obligan y no quieres. Tienes, tienes y tener es una palabra horrible. ¿Quien no ha oído alguna de estas cosas? ¿A quién no le han dicho por lo menos una vez tienes que buscar novio, tienes que  tener una carrera, tienes que salir con él, tienes que dejarle, tienes que sonreír, tienes que amar, tienes que huir, tienes que saltar, tienes que hacer un examen, tienes que estudiar, tienes que decir la verdad, tienes que decir esto, o tienes que beber? "¡Callaos!" es lo único que seme ocurre responder. Porque todo eso son mis decisiones sea quien sea nadie más que yo las tomará.
A pesar de que no sepa hacer nada, ni que sentir, ni siquiera sé que ponerme por las mañanas. Puede y es lo más seguro que me equivoque y me caiga y lloré y este sola, y que me arrepienta por mis decisiones. Pero son mis decisiones, no las de los demás. Puede que algunas veces sí que necesita que me digan tienes porque yo no sabré que hacer ya que mi mundo no tendrá sentido. Entonces en ese momento cuando ya no sepa ni quien soy ni que tengo que hacer....entonces necesitare que alguien me diga lo que tengo que hacer porque lo demás será absurdo.
 Muchisimas gracias a aquellos que me seguís.
Un beso de la niña perdida, os espero en Nunca Jamás.

4 comentarios:

  1. tomar decisiones a veces no es nada facil pero hay que tomarlas,tal vez en el camino nos equivoquemos muchas veces,pero es parte de la vida,aprender y darte cuenta que vale la pena hacer tu camino....=)

    ResponderEliminar
  2. A todos nos ocurre esto, a todos nos repatea... Supongo que unos saben disfrazarlo mejor que otros, o que a algunos les toca el mando xD
    En mi caso no puedo evitar la cara de "aggg" ante ciertos "tienes que.."
    Un kiss

    ResponderEliminar
  3. Por cierto soy tu seguidora número veinte (:

    ResponderEliminar
  4. cuantas cosas juntas no? Un calvario.
    Te sigo, me encanto tu blog, & la forma en la que escribes (:

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com