"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 3 de abril de 2011

La chica del espejo.

Hace tiempo yo era de esas chicas que sonreían y podían brillar, de esas que cuando caen se ríen de lo que ha pasado porque... debes buscar siempre el lado positivo, era de esas chicas que querían cambiar el mundo. Pero ahora no soy más que una chica de sonrisa de lágrimas escondidas, una chica que cuando cae se hunde más aún porque ya no sabe cómo era reírse de las cosas, soy de esas chicas que piensan que por mucho que hagas, una persona no cambia las cosas. Pero ya no puedo más necesito, quiero liberarme, gritarle a esa chica porque... ¿Quien es la chica del espejo? ¿Quien es la que habla? Porque esas chicas no son yo. Ninguna de ellas soy yo.
Y ahora voy a volver a ser la que era, dejar de ser un reflejo en el espejo que no sabe cómo vivir. Dejaré de ser la cobarde y la que se culpa de su propia miseria. Empezaré a ser la que va a cambiar su mundo para poder ver el resto con otros ojos, y así llegue el día en el que esa chica del espejo vuelva a reírse por caer, aunque se haga tanto daño que no sepa cómo afrontarlo se ría, sonría y brille; no por los demás y por "debo aparentar" no, sino porque ella quiere ser simplemente ella.

3 comentarios:

  1. una frase trillada que encierra un estilo de vida: sonrie sempre, porque nunca vas a saber quien se enamorara de tu sonrisa...

    con suerte seras tu la que termina enamorada de ti!
    ;)

    ResponderEliminar
  2. una entrada preciosa !
    y claro que hay que reirse cuando nos caemos ! jeje y siempre hay algo por lo que sonreir y por lo que queremos levantarnos de nuevo
    un besazo guapaaa ;D

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com