"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

sábado, 14 de mayo de 2011

Hey, te echo de menos.

Ha pasado casi un mes desde que no veía su sonrisa, sus ojos, que no oia su voz, que no olía su colonia, que no sentía sus abrazos. Casi un mes de ver su sudadera gris abrazándola a ella, besándola y jugando con su pelo en medio de la calle. Casi un mes de miradas desde atrás en clase intentando mirarte a los ojos, pero él no miraba. Y hoy estaba delante de mí, a tres pasos con su sonrisa, sus ojos castaños y su sudadera gris. ¿Ella? no lo sé.
-Erika.-dice él pronunciando por fin mi nombre tras una larga espera.
-Alex, ¿que tal?-digo iniciando la conversación mas normal y tonta del mundo.
-Bien, hacia mucho que no nos veíamos.
-Si, un mes más o menos.
-Mucho tiempo la verdad....-dice terminando nuestra elocuente conversación del tiempo. Tras un silencio que pareció una hora aunque solo fuesen un par de minutos mi voz salió.
-¿Qué pasa? ¿No íbamos a dejar de vernos?
-Te echo de menos.-dijo dejando mi cara completamente en blanco.- Paula no tenía derecho a pedir que dejásemos de ser amigos porque como tu bien dijiste somos tu y yo y siempre ha sido así.
-¿Con esto que me quieres decir?
-Que... quiero que volvamos a ser como antes, convencere a Paula sino, no sé no creo que pueda salir con ella si me obliga dejar de ver a mi mejor amiga.- "Claro...solo amigos, como no" pero tras esas palabras yo solo pude sonreír. A mí me daba igual no salir con él no me importa, se que pase lo que pase solo quiero seguir viendo esa sonrisa, da igual que él me haga daño, da igual llorar por su culpa con tal de poder verle, lo demás me da exactamente igual.
-Dijimos para siempre ¿no? -digo afirmando su tentadora proposición de volver a empezar, mostrándome un brillo en los ojos que hacía demasiado tiempo que no veía. Terminando con un abrazo sincero, amistad o amor que más daba si era él.

4 comentarios:

  1. hola es grandioso tu blog!!!
    espero puedas checar mi blog trata sobre moda arte y diseño espero te agregade y nos ayudes a disiparlo x el mundo entero :)
    http://gabyzuuka.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. preciosa... un poco triste pero preciosa... es un verdadero fastidio cuando se sabe que no se puede cruzar la linea que separa la amistad de algo mas... pero bueno cuando uno esta enamorado quiere tener a esa persona cerca de la manera que sea... no importa que sea amistad si esta a tu lado ... ay el amor... como nos debora lentamente por dentro.. me ha encantado esta entrada un besazo enorme guapaa ;D

    ResponderEliminar
  3. graciiias! aunque a veces esa linea y todas las demas dan igual con tal de poder estar con esa persona... =)

    ResponderEliminar
  4. Me he leído toda la historia de un tirón :)
    Me encanta como escribes, eres magnífica!
    Te sigo :)

    no vas a seguir escribiendo la historia? me has dejado con ganas de más ^^

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com