"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

sábado, 7 de mayo de 2011

Mi prision.

Se te ponen los pelos de punta ¿por qué? no lo sabes ni tú, creo que es miedo, tristeza y esa sensación que recorre tu cuerpo haciendo que todo tu ser sufra un escalofrió. Y tú solo rebuscas en los cajones de tu mente intentando encontrar respuesta, y al final tras intensos pensamientos te ríes y te ríes mucho. Porque la verdad...sabías perfectamente porque te pasaba eso, pero no querías asumirlo, preferías esconderlo en un rincón otra vez y así comerte más la cabeza y sentirte peor, porque eres tonta y masoquista y cruel contigo misma, te impones un castigo sin saber porque, sin saber cual fue tu error. Bueno mejor dicho sin querer ver el error, es mejor hundirte tu sola que dejar que lo hagan los demás, es preferible mostrar un escudo de mentiras que la vedad, el plan perfecto ¿no? Vivir en un mundo que solo tú conoces, pero llega el punto en el que ese mundo, te hace tener miedo de tus propios pensamientos poniéndote los pelos de punta, que te hace querer huir de allí, quitarte el escudo y gritar a los cuatro vientos que te ocurre pero tu mundo te lo impide, sino serás castigada y no quieres saber cómo. Y así continuo atrapada en las paredes de mi mente, de mi mundo, de mi ilusión que ahora no quiero que existan. Al final aquello que cree para vivir, me está matando.

5 comentarios:

  1. Impresionante. Toda una lucha interna. Sin duda la prisión que crea uno mismo es de la que nos es más difícil escapar.

    Tan sólo espero que puedas salir pronto de esas paredes y que lo compartas con todos nosotros :)

    Ánimo :)

    ResponderEliminar
  2. Me encanto!! a veces nuestros refugios se convierten en aquello a lo que tanto le tememos nuestra realidad o peor aun sacan tantas cosas que desconocíamos de nosotros. besos.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda una de mis entradas favoritas en tu blog. Genial

    ResponderEliminar
  4. fantastico, como todos los que escribes ;)

    ResponderEliminar
  5. Pero que lucha tan mas fuerte... Pero no dejes de pelear...

    *Besos

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com