"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 16 de mayo de 2011

Una melodía que marco el final y el principio.

Elena, esa morena despanpanante estaba delante de mi puerta mirandome, mordiendose aquellos jugosos labios, apoyandose en la puerta de una manera... demasiado sugerente, una camiseta negra con un buen escote, una falda vaquera un tanto corta, unos tacones negros y el collar que le regale por su cumpleaños con un corazon que ponía "te amo".
-Hola, ¿puedo pasar?-dice con una voz sexi, moviendo el collar.
-Claro.-dije haciendola pasar mientras me daba cuenta de que estaba en calzoncillos. -espera un momento en el salón, me voy a poner una camiseta y unos vaqueros.
-No hace falta...-dijo ella acercandose a mi. Pero aunque mi mente dudo por un momento el besarla y hacer cualquier cosa con ella, la sonrisa de Amaia borrada por lágrimas apareció en mi mente.
-Ahora vuelvo.dije marchandome a mi cuarto y poniendo la camiseta de los knicks que tenñia. -¿Que pasa?-dije sentandome a su lado en el sofa, aunque a una distancia prudente.
-Veras... es que llevo un tiempo pensando, y quiero que volvamos.-dijo acercandose más a mi intentando que cediese. La verdad, era dificil de resistir, estaba demasiado buena.
-Lo siento. No puedo.-dije casi sin pensar. Pero tras esas palabras que nos sorprendieron a ambos, sonreí.
-¿Como?-dijo ella impresionada.-Soy yo, no me puedes rechazar, tu me sigues queriendo y te sigo gustando.
-Lo primero, claro que me gustas. Joder estas buenisima, pero cariño mio ahí es donde te quedas. Y lo segundo, no sé si lo recuerdas, pero... tu me dejaste a mi.
-Pero... fue un error. Yo te quiero.-dijo acercandose más y besandome sigilosamente. Durante un par de segundos yo me perdí en aquel beso, pero pare. Su imagen volvía a mi cabeza, las tardes con Amaia, su sonrisa de felicidad, sus palabras de amistad, de amor y sus lágrimas de dolor.
-¡No! Vete, no voy a volver a verte... no te quiero.
-¿Entonces por qué viniste a verme el otro día cuando te llame?-calle un momento.-además, era el cumpleaños de tu queridisima Amaia, y la dejaste por mi.
-Eso no fue del todo así. Además fue, que todavía no estaba aclarado.
-¿Y ahora si?
-Si, porque cuando llamaste a mi puerta, lo único que quería al abrir esa puerta era que ella apareciese no tu
Ella, enfadada salio colocandose su ropa, arreglandose el pelo y colocandose mejor los tacones.
Raúl, has perdido tu oprtunidad conmigo, que lo sepas. Jamás volveremos a tener nada.-dice parandose en la puerta.
-Lo siento Elena, lo único que queda de lo nuestro es ese collar.
-¡Que te jodan!-dice enfadada, saliendo de mi casa, marchandose indignada con  el sonido de sus tacones como música final para aquella historia.
Pero como comienzo de mi nuevo deseo irrefrenable, "ver sus ojos". Digo contestando la pregunta que me llevaba planteando semanas, me pongo mis zapatillas, cojo la chaqueta de cuero y salgo de casa camino de la suya.

6 comentarios:

  1. Es la primera vez que Ebro en tu sueño de nunca jamás, así que no conocía la historia de Amaia y Raúl, pero me alegro de que dejase planta a Elena, seguramente no valiera la pena. :)

    Creo que volveré a pasar por aquí a ver qué tal les va a esos dos ^

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Por ella habia dejado a la pobre chica sola, recuerdo que ella esta celebrando su cumpleaños, pobre
    Ojala que ella quiera con el, ahora que el tenia todo mas claro...

    *Besos

    ResponderEliminar
  3. me acuerdo de la otra parte de esta historia fue muy triste que la dejara celebrando su cumpleaños sola por esa... me gusta como se está encaminando la historia me ha encantado :)
    te expresas maravillosamente bien !
    un besazo enorme guapaa ;D

    ResponderEliminar
  4. muchas gracias, me alegra un monton que os guste la historia, ya que me esta gustando un monton escribirla. un beso gracias por pasaros =)

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com