"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 19 de junio de 2011

¿Es hora de decir adios?

 
Violet pensaba una y otra vez si continuar, si seguir durmiendo al lado de las mil sonrisas, o buscarse al que solo fuese para ella. Si dejar de jugar y empezar a a vivir. Si buscar el verdadero amor. Si mirar a otros chicos. Si dejar de llorar. Si empezar a besar unos labios que solamente la besasen a ella. Si mirar unos ojos que tan solo le dijesen te amo. Si beber para celebrar en lugar de para recordar aquella noche en la que se conocieron. Si empezar a creer que en algún lugar remoto, habría otro chico para ella. Pero.... en realidad al pensar en abandonarle solo podía pensar que a ella le daban igual las demás sonrisas solo quería la que era para ella. Que aquel juego era su vida. Que él era s verdadero amor. Que los otros chicos no le importaban. Que las lágrimas merecían la pena. Que sus besos eran los únicos que le hacían sentir escalofríos. Que sus ojos decían te amo una y otra vez, a pesar del miedo. Que el alcohol era un gran compañero que le hizo conocerle. Que a pesar de todos los hombres que hubiese solo quería buscarle a él... por lo que el decir adiós dejo de ser una idea en su mente, aunque ¿y en su corazón?

6 comentarios:

  1. Perdón por no comentarte en la anterior entrada de esta historia, pero he estado algo liada. De todas formas, ya me he puesto al día ;) He de decirte que me gusta mucho la historia, y que estaré alerta para el siguiente capítulo.
    Besos con trocitos de sueños cumplidos.

    ResponderEliminar
  2. una entrada preciosa me ha encantado el texto es bastante triste pero muy bonito :)
    me gusta mucho esta historia ^^
    visitarte siempre es un placer !
    un besazo enorme guapaa ;D

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Acabo de encontrar tu blog y me ha gustado mucho.
    Los textos son de una gran calidad y lo que tienes puesto en tu perfil me encanta :)
    saludos desde anamq.blogspot.com
    te sigo :)

    ResponderEliminar
  4. mui linda,me gusto mucho,te seguire leyendo...besos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu blog, te sigo
    un beso

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com