"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 24 de julio de 2011

¿Quieres luchar? Vale, pero no voy a perder.

Volvemos a la rutina esos días en los que él me miraba con ojos de "amigo" y yo le miraba desde el asiento de atrás de clase, contemplando como ella le acariciaba el pelo. Porque ella jamás le perdería y menos ante mí. Por lo que apenas él le dijo: "Quiero seguir siendo amigo de Erika" ella solo dijo "Claro, siento haberte hecho pasar por esto" y después le beso.
-¿Que quieres hacer hoy?-dice Alex pasándome el brazo por encima de repente.
-Pues... había pensado en ir al centro comercial, necesito ropa nueva para las vacaciones.
-¡Perfecto! te acompaño.-dijo con una sonrisa de oreja a oreja.-será como antes solos tú, yo, y las tiendas.-dice en una carcajada seguida de una voz.
-Hola chicos, ¿qué es tan gracioso?-dice Paula besando a Alex y agarrándole del brazo. Una clara forma de "marcar su territorio"
-Porque esta tarde nos vamos de compras.-digo de la forma más cordial posible. Dándole una pequeña punzada marcando bien el "nos".
-¡Que gran idea! ¿puedo ir?-dice ella poniéndole ojitos a Alex, respondiéndome atacando directamente a su corazón.
-No, lo siento cariño. Era tarde de amigos, nada de novios y novias.-dice el sonriéndole, dándole un beso.
-Nos veremos en otra ocasión..-digo yo marchándome por el pasillo con una absurda sonrisa de satisfacción en la cara. Empezando así una lucha de amistad contra amor.
PD: sé que no es un gran avance en la historia pero es importante para lo que le sigue. Se que estaba un poco abandonada pero no sabía bien como escribir lo que pasaba... Espero que os guste. Además pronto también actualizare el resto de historias. Un beso enorme de la niña perdida. 

10 comentarios:

  1. Creo que todos hemos tenido un amigo con una novia malvada y perversa.

    Me parece genial que Erika luche por lo que quiere, y que lo haga con todas sus fuerzas, pero siempre de la mejor forma :)

    Me ha gustado mucho, espero su continuación.

    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta historia :)
    gracias por continuarla!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Me gusta tu blog! TE sigo! Te importaría pasarte por el mío?

    www.lasmejorescosasalamanecer.blogspot.com


    Gracias!!

    ResponderEliminar
  4. Hola,bellísimas letras desnudan este precioso blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen domingo, besos de agua..

    ResponderEliminar
  5. Esta bien que haya gente que luche por lo que quiere :)
    "Quien algo quiere,algo le cuesta!"

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí me ha gustado como ha avanzado
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. ahi ahi diciendole que no a la novia jeje
    quiero saber como termina esta lucha entre el amor y la amistad... yo ya se quien quiero que gane ^^
    preciosa entrada me ha encantad un besazo enorme guapisima ;D

    ResponderEliminar
  8. siempre ai q luchar x lo q se quiere!! besos

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la historia.. Erika tendrá que hacer mucho.
    Alex, se ve que es lindo y guapo *.*
    Y tienen razón, siempre hay una novia que prohíbe a las mejores amigas.
    Bueno ahora te sigo, sólo llámame Mery.

    ResponderEliminar
  10. He llegado hasta tu blog y esta entrada me ha hecho quedarme a leer. Creo que en las nuevas generaciones esta lucha que cuentas está a la orden del día, antes no sé. Si el chico es tonto, siempre se perderá lo mejor para quedarse sin nada. La amistad se sustituye, pero nada sustituye un amor. Esa es mi opinión.
    Saludos

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com