"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 11 de julio de 2011

Valor.

El valor ¿qué es en realidad? no es más que una máscara tras la que se esconden los miedos. Es una máscara dura de llevar, demasiado en realidad. Se necesita fuerza, se necesita energía, se necesita un motivo por el que ser valiente. Pero tras esa mascara se esconde la verdadera cara, el verdadero miedo, el verdadero dolor. ¿Cómo saber verlo? Quien sabe... quizás, se necesite que alguien te de un puñetazo tan fuerte para romperla que la destroce en mil pedazos y te conviertas en un cobarde que solo pueda depender de unas lágrimas constantes, que necesitan liberarse y salir para poder vivir. ¿Pero cómo? No es fácil. Vivir, es algo realmente difícil.

3 comentarios:

  1. es dificil ,pero tener valor son ganas de seguir a pesar de las circunstancias i eso esta mui bien,tener valor cuando muchos prefieren hacerle caso al miedo,aunque sea dificil ai q tener valor de enfrentar al miedo...besos!

    ResponderEliminar
  2. Bufff, hay veces que es imposible sacar el valor...
    Por cierto, te espera algo en esta dirección: http://losuenosehacenrealidad.blogspot.com/2011/07/premio-destellos-brillantes-en-el-cielo.html

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado ^^
    todos tenemos miedos, como tu bien dices quien dice que no esconde sus temores tras una mascara..
    un besazo enorme guapisima ;D

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com