"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

jueves, 20 de octubre de 2011

No todas las bombas explotan.

Boom. No, no es una bomba es aún peor. Ella cayó ante sus pies, ante los pies de esa niña que en un par de segundos se convirtió en una adulta con un simple golpe en el suelo. ¿Que fue el golpe? Nada, solo uno de esos que la vida le daba constantemente sin entender porque... Pero a este golpe no le supo responder, sus músculos se quedaron inmóviles, su boca se cerró, su mirada quedo completamente congelada con aquella imagen, su cabeza, su cabeza solo podía pensar en lo peor.
PD: Muchas gracias a todos los que me seguis! un beso enorme, la niña perdida. 

9 comentarios:

  1. Que razón! No todas las bombas explotan..
    Pero esas son las que duelen mas ¿No?

    Besos*

    ResponderEliminar
  2. aayyy que triste :(
    y que hermoso a la vez ! me ha encantado cielo (L)
    y que gran verdad no todas las bombas explotann.. al igual que no todas las heridas son visibles...
    un besazo enorme guapisima ;D

    ResponderEliminar
  3. :O me encanta!! :D
    es un poco triste eso hay que reconocerlo pero a la vez es preciosa e increible...
    un beso y espero que te pases<3

    ResponderEliminar
  4. ni todas las bombas estallan ni las cosas que estallan se pueden sentir al momento. estoy deacuerdo contigo! te sigo me ha encantado tu blog, espero quye tre pases por el mio y si te gusta, siguemeee un beso! http://fairelamourpaslaguerre.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón no todas explotan..pero siempre te queda la amargura de saber que los golpes de la vida..dejan huella que nunca se borra..
    me gusta tu entrada..excelente
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Esos golpes son los peores.
    que tengas una buena semana.
    saludos.

    ResponderEliminar
  7. Preciosa entrada! Me he leído otras y también son muy bonitas! Gracias por seguirme guapa, yo también te sigo! ;)

    ResponderEliminar
  8. He dedicado unos minutos a leer algunas de tus entradas y ha sido un tiempo buen empleado, no cabe duda. Debo darte la enhorabuena por tus escritos y, de paso (hay q aprovechar ;) ) t dejo mi blog, que acabo de abrir pero iré escribiendo más !

    http://pensamientos-piquez.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com