"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

sábado, 14 de enero de 2012

Se olvido de como llorar.

La niña llorona, así la llamaban. Siempre lloraba, era su forma de liberarse, era su cura a los problemas. Cuando era pequeña enseñaba sus lágrimas a todo el mundo, a medida que creció fue escondiéndolas: tras sus manos, secándolas sutilmente impidiendo que recorriesen más allá de su mejilla, tras un pañuelo, un hombro... al final acabo escondiéndolas bajo sus sábanas. Finalmente hubo un día en el que se olvido de como llorar. Ya no había más lágrimas, tardo en darse cuenta de cuando tiempo había pasado sin llorar, tal vez dos, tres meses algo increíble para ella. Cuando se dio cuenta fue porque el nudo de su garganta y la presión de su pecho eran tan grandes que la atormentaban. Sin embargo las lágrimas desaparecieron, convirtiendo sus ojos en un precioso y frio cristal.

8 comentarios:

  1. al principio del relato me sentí muy identificada..
    unbesoo:)

    ResponderEliminar
  2. Como me encanto y que mejor que dejara de llorar, eso nunca es bueno, espero que esas lagrimas hayan sido cambiadas por sonrisas :)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Precioso pero triste...
    Me encanta tu blog, me siento muy identificada.

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  4. este relato ha sido mágico me has transportado haya donde has querido dios me ha encantado uno de los mejores sin duda y muy muy hermoso :)
    espero que estes bien cielo un besazo enorme ;)

    ResponderEliminar
  5. Tantas paredes que conforman la burbuja, miradas ajenas, y hasta nosotros mismos ocultando lo que sentimos. Muy lindo el blog, y sobre todo el post. Me sentí bastante reflejado. Abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Genial tu blog! Me ha encantado :D Te invito a pasarte por el mío y si te gusta no dudes en seguirme!

    Saludos, vintangel.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Un relato precioso, que me ha cautivado y ha hecho que me sienta identificada!!

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com