"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

jueves, 15 de marzo de 2012

Quien fuese Sherlock Holmes.

Una cama, unas sabanas, almohadas, ropa tirada por el suelo y una camiseta colgada en la lamparita de la mesita de noche-sin saber como llego allí- si bajo todo eso está él,Santi, abrazando a la pequeña niña perdida, él la encontro. Puede que todo fuese un juego para él, uno de esos que le gustaba hacer durante un par de meses y que terminaban con un adios. Pero daba igual, aquel momento valía eso y más, él había hecho que Alex pasase a un segundo plano.
-Te quiero.-susurra él dejandome completamente alucinada. Solo llevabamos "saliendo", porque no queríamos poner etiquetas a nada, cuatro meses y nos conociamos desde hacía seis. "¿Me podía querer?"-No tienes porque responderme.-se adelanta salvandome de mis dudas.
No sabía que hacer, así que le bese. Un beso profundo y lleno de aquello que no sabía que era ¿amor? ¿cariño? ¿pasión? fuese lo que fuese él debía saberlo.
Mientras me visto y busco mi camiseta en esa desordenada habitación que le hacían ser Santi, él me miraba como si fuese un animalito al que estas investigando.
-Erika.-me llamo tendiendome mi camiseta.-¿que sientes por Alex?-preguntó de repente.
-¿Como?-pregunte más que por buscar un sentido, por intentar encontrar una respuesta.
-Ya me has oido. ¿Qué sientes por él?-dijo levantandose y mirandome intesamente a los ojos.
-Le quiero.-dije sin poder mentirle, no a él.-pero no igual que antes.-añadí.
-¿Eso que significa? ¿Amor o amistad?
-Ahora creo que es más amistad que amor.-le respondo sinceramente contemplando una ligera sonrisa en su cara.
-¿Y por mi?
-No lo sé. No tengo ni la más remota idea de lo que siento por ti.
-¿Entonces que es esto?-reprocha señalando su cama desecha y lo que quedaba de nuestra ropa.
-Tu y yo. Pensaba que eso era suficiente.
-No, no lo es. Y lo es aún menos cuando se que sigues queriendo a Alex, y menos aún cuando no sé que sientes por mi.-grita.-Erika. Yo te quiero. Te quiero como pocas veces he hecho con alguien, no puedo seguir estando con alguien que no siente lo mismo, o que ama a otro más que a mi.
-¿Con esto que quieres decir Santi?-digo asustada.
-Que cuando aclares tu mente me llames.
Y así aquella bonita tarde acabo con una mente desordenada, un corazón exaltado y caótico. Y ella buscando una respuesta que no estaba segura de donde se encontraba.
PD:Siento no haber actualizado, es que no he tenido tiempo con los estudios. Apenas pueda sin falta me paso por vuestros blogs. Gracias a por seguirme y leer mis desvarios. Un beso enorme de la niña perdida.

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com