"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

viernes, 13 de noviembre de 2015

El desconocido al que una vez conocí.

Hay días en los que recuerdo amarte de forma dulce. Hay días en que los recuerdos de mis sentimientos por ti me dejan tristeza que ya no puede ser lavada por lágrimas. Hay días... como hoy, que te miro desde el otro lado de la habitación con lo que siento un vacío en el corazón, en días como hoy me pesan los recuerdos e ilusiones que una vez tuve, en días como hoy siento que eres cada vez más un extraño. En días como hoy me pregunto si podría haber hecho algo distinto. En días como hoy quizás querría reír contigo, pero no puedo, no sé. Por eso aunque duela, aunque me hiera no quiero olvidar los días como hoy, pues igual que se que quererte no fue un error, no pudo serlo, sé que debo de aprender que no quiero que se repitan los días como hoy.

4 comentarios:

  1. "Hay días en que los recuerdos de mis sentimientos por ti me dejan tristeza que ya no puede ser lavada por lágrimas" <3 ESTA FRASE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, creo que es de las frases más significativas que he escrito y ni siquiera se como jajaja solo... solo me salio. Me alegro de que te guste.
      Un beso enorme, la niña perdida.

      Eliminar
  2. "hay días en los que recuerdo amarte de forma dulce"
    Hasta que el amor empieza a doler... y de alguna forma nos rompe por dentro.
    ¡Me ha encantado leerte! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo... pero hay que aprender de ello ¿no? quizás la próxima no haya próxima o al menos, duela menos.
      Muchas gracias :D y un beso enorme de la niña perdida.

      Eliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com