"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

jueves, 24 de diciembre de 2015

All I want for Christmas it's....

Hay nieve en la ventana, o eso recuerdo de las noches pasadas. Sin embargo hoy resplandece el sol en la ventana y solo un ligero frío llega a mis huesos. Quiero ponerme la bufanda, los guantes, el gorro y las botas de pelo y salir a corretear sobre el suelo blanco.Pero eso ha quedado atrás igual que mis demás recuerdos. Antes, antes, mucho antes... había nieve. Antes, antes, mucho antes... tenía una familia. Una torpe, desestructurada y gritona familia. Una de esas que se pelean a gritos pero al menos parecía unida. Parecía feliz. Niña tonta fui. Niña tonta que creía que lo que le mostraban era real. Hoy daría lo que fuera por recuperar esos momentos, daría lo que fuera por poder sentarme en la gran mesa llena de gritos, con demasiada comida para terminármela en tres vidas y el olor a fuego tenue invadiendo la habitación mientras la ventana esta helada. Hoy querría ver el árbol repleto de adornos que meticulosamente ayudé a colocar, ver el papel brillante y colorido debajo mirándome expectante para que lo abra, querría oler la comida al llegar y las pequeñas discusiones por como hacer mejor el cerdo-pavo-cordero que toque. Querría rebañar el plato a pesar de estar demasiado llena. Querría comerme el turrón y el pastel de turno. Querría correr con las manos enguantadas fuera y sujetar las bengalas y encender los cohetes. Querría oler el humo, el fuego y las chispas algo tóxicas que hacían que mis ojos de niña resplandecieran. Querría volver allí. Pero no puedo. Nunca más.
Antes, antes, mucho antes... había nieve. Antes, antes, mucho antes... tenía una familia. No puedo recuperarla, nunca más. Así que quizás todo lo que quiero por navidad sea recuperar la nieve.
PD: Hola a todos y espero que tengais unas felices y grandiosas navidades. Sé que esta entrada es un poco triste aunque estas fechas se suponen que deben ser alegres. Sin embargo no todo el mundo es tan afortunado, por ello si lo eres... espero que con mis algo deprimentes palabras atesores lo que tienes mucho más, hazlo pues es algo maravilloso que nunca sabes cuando pueda termianr. A los que quizás estas palabras os hagan sentir... ¿comprendidos? lo siento jaja pero al menos así sabreís que no estais solos ¿no? aquí hay una tonta niña malditamente perdida que os entiende.
Feliz felices días.Un beso enorme de la niña perdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com