"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 14 de febrero de 2016

No poder parar. No querer parar.

¿Qué haces cuando "amas" lo que no debes amar? ¿Qué haces.... cuando no sabes amar? ¿Qué haces entonces? ¿Qué haces cuando estas tan perdida que el miedo te paraliza? ¿Qué haces cuando sabes que no puedes moverte? ¿Qué haces cuando sabes que no lo harás, que no quieres? ¿Qué haces cuando temes por tus sueños? ¿Qué haces entonces? ¿Qué haces si crees que algo te destruirá, si lo sabes, si no lo quieres pero sigues? ¿Qué haces? ¿Por qué sigues? ¿Por qué sigo? ¿Por qué aunque no debes, aunque no sabes, aunque no puedes, aunque no quieres, aunque temes, aunque te destruye... sigues, sigo? Sí lo sé.... entonces ¿por qué no puedo parar?
PD: ¡¡Feliz San Valentín a todos!! Espero que tengáis un torrido romance con quien compartir este "importante día". No soy una creyente de él, tampoco practicante pero bueno... siempre hay una buena escusa para besos de libro y un buen ramo de flores (aunue yo prefiero el chocolate).
Un beso enorme, la niña perdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com