"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

martes, 29 de marzo de 2016

Días de ****

girl, hair, and photography image
Te levantas con el pie izquierdo, empiezas el día con un sentimiento que no sabes describir pero que sientes como "maldita sea el momento que me levante". Hoy no será un gran día. Hoy no pasarán cosas geniales. Hoy con suerte puedas reírte. Piensas. Así que ahí están tus pensamientos suuuper optimistas mareándote la cabeza y repitiéndose a cada paso que das. No importa. Son veinticuatro horas "menos, puedo dormir más hoy". Por lo que avanzas en ese día de mierda, porque es el único nombre que le puedes dar, a pasos cortos y largos aguantando y suspirando, ríes un poco menos de lo normal pero más de lo esperado, sientes el calor absurdo que hace hoy y al menos te animas porqué un estúpido pajarillo canta en tu ventana con alegría. No es todo malo. Sin embargo el cuerpo te pesa, la espalda te mata y tienes que hacer demasiadas cosas que no quieres.... tu pelo es un completo desastre que parece un nido de pájaros recién asaltado por una alimaña, tu ropa es demasiado apretada y ancha, tu cuerpo parece el de otra y el maldito pelo sigue sin quedar bien ni mantenerse en el intento de moño que lo oculta. Si, un día de mierda, de esos que tenemos todos en los que la mayor tontería es enorme, aunque las discusiones y reproches tampoco ayudan. No importa. Está bien, es hora de ponerte la armadura y pasarlo como un buen guerrero. Coges los cascos y un libro malo de esos que te hacen querer un beso. Así todo parece ser más simple. Así el mundo parece menos real. Así las cosas parecen un poco mejor...

martes, 22 de marzo de 2016

Pobres almas en desgracia...

Las almas desgraciadas, los perdidos, los condenados, aquellos que parece que pasamos de depresión en depresión como en un jodido juego de la oca... tenemos un problema. Bueno, tenemos muchos. Pero uno de ellos, el más fastidioso, el más maldito de todos es que la costumbre de nuestra desgracia, la adicción a la oscuridad, la insensibilidad en que nos hemos convertido a veces nos impide sentir eso que el resto del mundo se atreve a llamar "felicidad".
Tú sabes que estas ahí, tocándola con la punta de los dedos, mojándote un poco los pies, escuchando el sonido de la risa y oliendo la fragancia a galletas (así debe oler la felicidad ¿no?), pero cuando quieres agarrarla, cuando vas a meterte de lleno en el agua o vas a cogerlo y estrujarlo entre tus manos está esa pequeña vocecita en tu interior que ni si quiera oyes impidiéndotelo.
Así que mis pobres almas en desgracia, mis queridos amigos con problemas emocionales y la estabilidad mental de un pez, no soy Úrsula sino una niña perdida que intenta ser feliz, he aquí mi consejo"qué le den a la vocecita silenciosa".
broken, aski memnu, and cry image

sábado, 19 de marzo de 2016

Ahora conozco el nombre del que fue mi héroe.

baby, family, and dad image
Con cinco años tenía un héroe enorme como un gigante, brazos grandes y pelo oscuro como el carbón. Su voz era grave y potente. Su nombre algo que nunca decía.
Solía tener pesadillas, solía llorar hasta quedar dormida y despertar empapada en sudor. Mi héroe las ahuyentaba con bonitas palabras y una manta pesada.
El tiempo pasó, el tiempo pasa siempre ¿no? es lo bonito y jodido de esta vida... el tiempo se lo lleva todo y nos da cosas nuevas.
Hace tiempo tenía un héroe que tardaba en llegar menos que Superman. Ahora soy mayor. El héroe desapareció hace tiempo ya... se llevo su capa en la maleta y el pelo carbón.
Conozco a un hombre grande como una puerta, de pelo ceniza con voz grave y potente, cada vez digo más su nombre y me olvido del héroe.
Cada vez sé que mis pesadillas son mías y yo debo resolverlas, mi héroe ya no suele venir por mucho que lo llame. Veo a la gente aferrada a la mano de su héroe, veo a todo el mundo repitiendo la misma palabra una y otra vez con amor. Dos sílabas que duelen en mi profundo y vacío corazón.
Llevo mucho sin ver a esas dos sílabas. Él ya no lo intenta. Yo tampoco. Hoy toca ¿no? hay una buena escusa. Es el día de los héroes. Lo malo es que el mío ha perdido su capa y no quiere encontrarla.

PD: Perdón de entrada por esta entrada tan... deprimente jajajaja lo siento. Es lo que toca. Espero que vuestros días hoy sean mejores, bonitos y llenos de comilona. Ojalá le deis un abrazo grande a vuestro padre, yo lo haré con el mío... pues pocos de esos momentos tengo ya. Como siempre no hago estas cosas para deprimir. No. Lo hago para desahogarme un poco, claramente, pero principalmente para que sepáis los que tenéis aquellos que disfrutáis de ello, y los que no... "hola, no estas solo". 
Un beso enorme, la niña perdida.


martes, 15 de marzo de 2016

Agua fría y huellas borradas.

girl, cigarette, and grunge image
Me dijeron que vivía en yupilandia y que debía volver al mundo real.
Egoísta, apática, fría, distante... lo he oído todo.
Así que decidí "volver" parcialmente a la realidad, deje la punta de los pies tocando las aguas de las lagunas que construí.
Cambié. Más o menos. Cambié.
No fue suficiente. Nunca lo es... ¿verdad? Así que... volví a mi mundo de pleno, poco a poco me sumerjo del todo en las aguas.
Las palabras del mundo dicen una cosa, pero los actos, que cuentan, exigen y demandan otra. Quieren a la fría y distante, quieren el tempano que puede soportarlo todo. Quieren ojos secos.
Después cuando pasen las tormentas pedirán otra cosa y reprocharán en lo que me convertí. Si el mundo hace que no sienta nada, si huyo a mi mundo... si no se salir o ya no quiero hacerlo, no reprochéis. No tenéis ese derecho.

lunes, 14 de marzo de 2016

Una criatura que el mundo temía y el mundo extinguio.

shark, sea, and ocean image
Existió una criatura tan increíble como un dragón y mas temida que el hombre. Hubo una vez una criatura de mandíbulas gigantes y destructivas, destrozaban y mataban, hileras blancas teñidas de rojo. Sus ojos eran vidriosos, carentes de vida decían. Tenia incluso una banda sonora. El agua temblaba, el miedo te asestaba y escuchabas el romper de las olas antes de verla. Piel dura, fría y rasposa. La muerte en el agua, un demonio de sal. Existió una vez un mito venerado y odiado. Hoy... solo quedan huesos.

PD: Es duro ver como el hombre destruye todo lo bello de este mundo por creer que es aterrador, pero los más aterradores somos nosotros. "Por cada humano muerto por tiburón, el humano mata aproximadamente dos millones de tiburones". Actualmente en 2015 se certificaron más muertes por selfies que por ataques de tiburón (tan verídico como patético) esto debería hacernos replantearnos el mundo ¿No? Asesinamos a una criatura que es más inocente que cualquier humano... y cualquier móvil. Solo quería hacer reflexionar un poco a aquel que me leyera y quizás llegar a alguien.
Un beso enorme y algo triste, la niña perdida.

    sábado, 12 de marzo de 2016

    La paz del sabor de una dulce dulce adicción.

    Es sábado por la mañana. El sol brilla y te hace abrir los ojos con dolor, notas el frío colarse por esa rendija que no termina de cerrar... te acurrucas entre la capa de 3 mantas que te envuelven y te conviertes en un bollito caliente que solo quiere quedarse perpetuamente encerrado en su tumba de calor. Entras en un estado de somnolencia y sueño inconcluso. Hay un pajarito rebelde que se digna a cantar antes que los demás. Te regodeas en tu momento de paz, durará poco así que te aferras a él con uñas y dientes hasta que suena el taladro, literal, de algún vecino que se dedica a las manualidades matutinas.
    Es hora de despertar... te conviertes en un gato estirando cada músculo y hueso posible. Andas como un zombie hasta la fuente de líquido mágico que te despertará. Un botón. Ya empieza a oler a paraíso. Te sientas en la encimera y preparas e desayuno más delicioso que has probado en la semana. Agarras tu taza de café y te deleitas "este debe ser el sabor y olor del hogar ¿no?". Comes. Bebes. Disfrutas de eso que no has podido los otros cinco agotadores días de la semana. Disfrútalo. La realidad del día llegará después, el trabajo, la responsabilidad y la pesadez llegará. Por lo que te achuchas a tu taza de Stitch en el sofá y acaricias al tierno gato que te quiere como si fueras un dios. Después llegará la realidad ¿no? por lo que ahora solo debes deleitarte con el momento de paz.

    martes, 8 de marzo de 2016

    El hombre del taller no era como decía el anuncio.

    -Sally...
    -Danny.-sonríe alegremente, mientras se quita los pantalones, hasta que me ve la cara, es entonces cuando su gesto cambia y el color desaparece de su rostro.-¿Qué pasa?-preguntar seria mientras se viste lo más rápido que puede ante la incomodidad.
    -Pensé que podría hacerlo, me equivoque.-ahí esta, mi sentencia, las palabras que tanto calle, dichas como una bomba. Su cara no muestra nada, se ha puesto la máscara
    -¿Que era lo que creías?-dice con total frialdad mientras por dentro se rompe. Sus ojos son el torbellino determinando la emoción. Tristeza. Ira. Alivio. Dolor. Lo veo todo.
    -Arreglar eso que...-gesticulo, me rasco la cabeza desordenándome el pelo por la frustración-repararte.-suspiro dejando caer los brazos con un gesto triste. "No podías esperar a que se te pasara" piensa una pequeña voz en mí al ver sus ojos a punto de llorar. "No llorará. Con estas cosas no llora".
    -¿Repararme?-se pregunta a sí misma agarrándose la gran melena pelirroja más frustrada que yo. Una pequeña risita escapa y un lado de su boca se levanta mientras asiente derrotada.-repararme.-repite mirándome con unos brillantes ojos con el torbellino de gris y verde. La tristeza y la certeza de la nada.-buen momento para soltarme esta mierda.-ríe mientras se coloca los zapatos y arregla la ropa del todo.
    -Fue demasiado.
    -Ayer no lo parecía.... parecía que todo iba bien, muy bien.-ríe triste.-con nuestras movidas.-sonríe de forma que me parte el corazón.-pero... parecía que todo iba bien.-repite suavemente.
    -Lo siento.-me arrepiento al decirlo. Pone casi cara de asco.-Es que pensé que podría llegar a hacerlo.-la miro suplicante, buscando una seña de mi error, pero no había error. Esta grabado a fuego en sus ojos.
    -Lo sé. Yo también lo creí.-dice derrotada con la comisura de los labios aun levantada mirándome esperando que diga que seguiré intentándolo, convenciéndola de que ella puede sentir, en realidad lo hace aunque no sabe como. "Quiere que me quede como ella no puede hacer."
    -No puedo.-me rindo. Me canse. Era agotador, no sabía si lo que creía y lo que sabía era cierto o solo mi intento de ver más allá de ella.-no puedo seguir luchando contra ti misma, no puedo luchar contra la persona que beso y quiero.
    -Lo sé.-repite mirándome con la misma máscara, sin sentimiento alguno más que una perdida escondida tras sus ojos. Un tono de desinterés que por dentro grita y aúlla como un lobo a la luna que no alcanza.
    -Dime algo Sally, dime lo que sea. Por favor. Demuéstrame que me equivoco, que no estas tan vacía. Tan rota. Por favor.-suplico.-demuéstrame cuan mal estoy.-ella calla con sus ojos diciéndome lo que sus labios no dicen. Lo que necesito que ellos digan.-¡Dímelo joder!-grito desesperado.
    Lo que no entendí, lo que nadie entendía a veces ni siquiera ella es que no podía decirlo, las palabras se ahogan en su garganta cada vez que intentaba decirlas. Su lengua se enrollaba dejándola muda. Las lágrimas están apretadas contra sus ojos esperando que me gire para salir, su corazón palpita al ritmo del tambor chocando contra su pecho de forma que duele. ¡Díselo joder! es lo que ella pensaba. Pero no puede. No puede. No puede. Lo intenta pero en algo sí tenía razón, esta demasiado rota, jodida, fragmentada, fría y perdida para ser reparada.
    -Yo...-intenta. Quizás su maldita lengua sea capaz de formular las palabras. Un halo de esperanza me recorre. Mi último atisbo de luz.-no puedo. Tienes razón, no puedes arreglarme.-sus ojos se apagan. Es un click que me asusta más que la mayoría de cosas que he visto en ella. El brillo se esfumo. Es solo un azul apagado bajo el gris, es un cielo nublado sin sol.
    girl, bones, and skinny imageEntonces solo cogió su maleta ya hecha, me dio un beso en la mejilla con un "siento ser así, pero te quiero aunque sea una estupidez" y se largo. Se marcho. mientras veía su espalda marcharse de mi vida recordé la primera vez que la vi en aquella playa, la foto que le enseñe al abuelo y recuerdo escuchar su voz en mi cabeza diciendome "es Sally Morgan". Solo pasaron dos segundos mientras que cerraba la puerta pero todo vino a mi. Quise correr detrás de ella, quise agarrarla por el brazo y estrecharla contra mi y no volver a dejarla marchar. Quise pedirle perdón. Pero no pude. No supe como hacerlo. Era un gilipollas. Así que Sally Morgan se fue de mi vida con un beso y unas palabras que me torturarían cientos de noches.
    Si en ese momento hubiera dicho no importa aunque fuese así, sí la hubiera abrazado, si la hubiera besado, si hubiera visto más allá de mis egoístas sentimientos. Si en ese entonces hubiera sido el que soy ahora ella... ella estaría en otro lugar. En aquel momento fue tan fácil como respirar cinco veces apartarme de ella, me sentía tan abandonado, me sentía tan perdido, fui un niñato tonto. Siempre lo fui. Mamá tenía razón. Debería haberme quedado, mantenido mi promesa falle. En mi vida he fallado una y mil veces. Solo hay una que no me puedo perdonar.
    PD: continuara...

    miércoles, 2 de marzo de 2016

    Recuerdo y sueño con ella, eso jamás cambiará.

    kids and cute image
    Cuando era niña soñaba. El tiempo paso y poco a poco deje de soñar igual... vivía en mis sueños, la realidad era demasiado dura a veces así que solo los hice mi realidad, aún lo son. Esa dulce niña era todo lo que ahora querría ser ¿volvería a ser ella? creo que no... creo que ella es el sueño que no podré cumplir y yo soy la que ella nunca soñó ser. No hay nada malo en ello. A veces incluso siento que la recupero un poco, a veces siento que incluso podría ser mejor de lo que una vez soñé. Por ello aunque hay momentos en los que siento miedo de "mi nuevo yo", aunque pueda no reconoce a la persona en la que me he convertido o no comprenda como llegue a ser la que soy... sonrió, porque hay algo que yo tengo y esa niñita no, ella vivía aterrorizada, ella vivía asustada de que su burbuja cambiará... quizás por eso desapareció en lo más profundo de mi ser, la burbuja fue estallada y destruida hasta las cenizas. No es triste más si quiero verlo así, yo amo a esa niña pues es mi sueño inalcanzable, pues es lo que yo jamás podré volver a ser. Aunque hay momentos en las que siento una calidez y calma como ella solía hacer, esa dulzura y tranquilidad que invadía su cuerpo como un pequeño fuego. Hay días que siento el calor de las brasas, cada uno de esos días los atesoro.

    Contacto

    eldeseodenuncajamás@hotmail.com