"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 4 de abril de 2016

Menos sarcasmo y un poco mas de cinismo, ¿o era al revés?

Veo gorros absurdos, pantalones remangados y seguramente rasgados o destrozados, jerseys de punto horteras y zapatos caros que parecen baratos. Escucho palabras de aquellos que una vez idolatre (y quizás aún lo haga) en bocas rodeadas de grandes barbas o labios oscurecidos a color burdeos. Siento a los hippies revolverse en sus tumbas de flores al mirar la decadencia del buen indie, del hipster y del "don alternativo" o "la nueva originalidad" que todos llevan llevamos. Bienvenidos a los nuevos noventa (dios los bendiga) con lluvias de los setenta y ochenta. Bienvenidos a la era donde ser tú es mejor que seguir la moda pues es tendencia, válgame la ironía. A esa época de la tecnología donde un yo-yo es un objeto desconocido por muchos y nostalgiado por otros. A un tiempo donde el frikismo, los otakus, los marginados antiguamente hoy nos convertimos en "guays" (escuchaste eso mini-yo de catorce años). Bienvenidos a la era del humor sarcástico disfrazado de cinismo y al cinismo disfrazado de sarcasmo.
PD: quiero que conste en primer lugar antes de alguna crítica, que esto no es una crítica puesto que sería hipocrita por mi parte ya que bueno... la imagen de la foto aunque no soy yo bien podría serlo jajaja. Es solo un texto algo más "crítico de lo normal", algo que puedes considerar "satírico". Vamos que me apetecía y aquí esta. Espero que os guste.
Un beso enorme, la niña perdida.

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, chica, antes los antipáticos eramos unos asquerosos, ahora somos misteriosos, o yo que sé, y está mejor visto.

    En fin....

    Me encantó el texto muchos besos.

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com