"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 10 de abril de 2016

Un viejo amigo que se niega a dejarme atrás...

Tengo un demonio en mí. Me mira, me llama, me toca... me tortura mientras se ríe de mi a carcajadas y juega conmigo cuando toma demasiado café. Su nombre es desconocido, nunca me atrevo a preguntarle, pero para mi tiene cientos. Le he mirado a los ojos y he estallado en lágrimas. Le he sentido cogerme el corazón y sentir que dejaba de latir. Le he escuchado arañarme el cerebros con sus afiladas garras, queriendo salir de mi cuerpo.
Tengo un demonio al que he encerrado demasiadas veces, ya sabe escapar. El problema es que temo el día en que todo sea demasiado y me rinda, el día que le deje libre.... el día que le deje destruirme por completo. Ese día me aterra más que cualquiera de sus torturas.
lost, sad, and quote image
PD: quizás esto podría ser llamado la continuación de una saga... "mis demonio" "el monstruo que tengo" "lo jodida que es mi mente" jajaja algo así.. pero por ahora lo mantengo en blanco. Quizás AQUÍ encontréis el precedente.
Un beso enorme, la niña perdida.

1 comentario:

  1. Muchas veces igual siento que hay algo dentro de mí que en veces sale y me quiere dominar...
    Quizá entiendo lo que esto es...


    Un besote

    Te sigo

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com