"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

martes, 28 de junio de 2016

No necesito nada pero por favor.... desaparece.

Hablo y hablo del demonio, hablo y hablo y lo alimento. Lo ignoró y me atosiga, me impide respirar, me aprieta la garganta mientras se ríe mirandome a los ojos. Cierro los ojos pero me susurra al oído, me tapo los oídos y me aprieta más fuerte. Escucho al demonio, siento al demonio, él soy yo. Él jamás se irá. Le temo, le odio, es mi enfermedad. Suplico y suplico que pare, le rezo a Dios porque pueda ser libre... pero Dios parece desaparecido. Estoy condenada a una cárcel que yo misma cree. Solo quiero paz. Hace mucho que no tengo paz, hace mucho que no siento nada más que dolor y miedo, angustia y tristeza, sufrimiento, pánico, estancada y jodida. Sin embargo hay algo que me asusta más que sentir este horror de nuevo, lo que más me asusta es que llegue a darse el punto de nuevo en el que no sea capaz de sentir nada. Por ello....
solo quiero.... solo quiero.... solo quiero que esto acabe.
girl, smile, and cigarette image

miércoles, 22 de junio de 2016

Intentando aprender a respirar

Me duele respirar, como muchas noches... estoy cansada de la falta de aire, de no poder respirar.

martes, 14 de junio de 2016

La voz que condena a mi reflejo.

Mi cabeza es de esas que ve un problema más grande del que el mundo ve. Esas que ve un problema donde no lo hay. Soy de esa gente que de una forma u otra acaba haciéndose daño, no tiene porque ser físico pero... lo hago. Hace años escuchaba una voz en el mundo que decía que me sobraban kilos, uno, dos... quince... cada voz decía una cosa. Al final solo podía escuchar una, la de mi cabeza, rebotando, gruñiendome, gritándome "para", susurrándome el horror que era mi cuerpo cada vez que me miraba al espejo, cada vez que los vaqueros me quedaban algo apretados o que la camiseta parecía haber encogido en la lavadora. Deje de mirarme al espejo, deje de comprarme ropa, deje de mirar quien era. Erradique el problema, en mi época oscura, la oscura de verdad, la estúpida...hice eso... cosas estúpidas, no sirvió. No sirvió porque no había un problema real. Jamás las hagas! No son la solución, no, no hay un problema real, y mi "solución" solo lo empeoró todo. Pero después encontré unas viejas zapatillas en el armario, con ellas conseguí que el mundo y la voz callaran. No hay nada más sano que el chute de endorfinas y tus músculos calientes de tanto correr. No llegue a ser el palo que soñaba ser, no llegue a ser eso que sale en internet o televisión, pero te juro que jamás me había sentido tan bien. No había nada malo, el problema solo estaba en mi cabeza, estoy jodida ¿recuerdas? Por lo que solo necesite un poco de tonificación mental para arreglarlo. Sin embargo hace tiempo las tengo abandonadas y las voces vuelven cuando veo mi reflejo, cuando los vaqueros aprietan más de lo debido... miro  a mis viejas amigas, esas que una vez me ayudaron, y espero que lo vuelvan a hacer...
PD: esta no es una entrada para que la gente se sienta mal con su cuerpo. NO. Es lo contrario, es para que aquellas que quizás no esten comodas sepan que pues eso... no están solas ¿no? quizás encuentren consuelo en saber que alguien las entiende. Y quizás es mi forma de desahogarme (shh). Sin embargo esas zapatillas son mi forma de sentirme mejor, pero siempre, siempre de forma sana. Jamás tendre una talla 32, no la quiero, jamás llegare ni siquiera a una 36 jajaja pero vamos que lo único que yo quiero es sentirme cómoda. Pero enserio, sana, siempre sano porque tu cuerpo es lo más valioso que tienes. Si tienes un par de kilos de más o un par de kilos de menos pero tu cuerpo está perfectamente sano (lo recalco tanto porque es jodidamente improtante) está bien. Estas bien.
Un beso enorme, la niña perdida.

lunes, 6 de junio de 2016

Los condenados de la era moderna

La reclusión de aquel que te tira el día pegado a una pantalla, a unos folios, a letras y diagramas... la reclusión por el "futuro", por eso que el mundo a impuesto como único método de calificación válido. Te ves sumido en ese monte de apuntes, de palabras que desconoces pero debes entender y que sino siempre puedes memorizar como la mejor de las grabadoras. Esa soy yo. Ese seguramente seas tu. Condenados a la falta de tiempo, al café, al estrés y a los ojos rojos por motivos nada pecaminosos y más cansados que cualquier resaca. Este es el momento ¿no? mostrar tu inteligencia dicen, mostrar tus conocimientos... en mi opinión hay algo mal en un sistema que solo te deja una batalla en la guerra del momento, un sistema que nos crea en cadena como el mejor de los productos. ¿Tu singularidad? ¿Tu "vales más que lo que plasmas en un papel que quizás no se adapte a tu razonamiento"? lo siento amigo, pero eso no es lo que quiere el sistema, eso es lo que te quita, es lo que aplaca y destruye. Pero bueno... esta es solo la opinión de un soldado cansado y determinado por algunos como "tonto". Al menos eso es lo que dice el sistema ¿no? Y todos sabemos que el sistema se equivoca ¿verdad?
book, goals, and calendar image
PD: Suerte a todos en vuestros exámenes. Una batalla perdida no es perder la guerra. Podéis ganarla, lo sé.
Para la reflexión: Benjamin Franlkin dijo ·dime y lo olvido enséñame y lo recuerdo involúcrame y lo aprendo.".
Un beso enorme, la niña perdida.

jueves, 2 de junio de 2016

Demasiado

Ayuda. No es fácil pedir ayuda ¿verdad? No al menos para esas personas acostumbradas a llevarlo todo por dentro, a cargar demasiado y a llorar en silencio. Pides ayuda cuando todo desborda, cuando duele hasta el punto de la asfixia... cuando es tarde. Cuando ya estas roto en mil pedazos o cuando ya no queda nadie para oírte, para sostenerte. Estoy cansada de que sea tarde... si lo supiera, si tuviera la fórmula lo haría, gritaría a los cielos las palabras que necesito decir pero que se quedan atoradas en mis ojos y garganta. Lo intento, lo juro... pero no puedo. Es... demasiado. Todo es demasiado.

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com