"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 6 de junio de 2016

Los condenados de la era moderna

La reclusión de aquel que te tira el día pegado a una pantalla, a unos folios, a letras y diagramas... la reclusión por el "futuro", por eso que el mundo a impuesto como único método de calificación válido. Te ves sumido en ese monte de apuntes, de palabras que desconoces pero debes entender y que sino siempre puedes memorizar como la mejor de las grabadoras. Esa soy yo. Ese seguramente seas tu. Condenados a la falta de tiempo, al café, al estrés y a los ojos rojos por motivos nada pecaminosos y más cansados que cualquier resaca. Este es el momento ¿no? mostrar tu inteligencia dicen, mostrar tus conocimientos... en mi opinión hay algo mal en un sistema que solo te deja una batalla en la guerra del momento, un sistema que nos crea en cadena como el mejor de los productos. ¿Tu singularidad? ¿Tu "vales más que lo que plasmas en un papel que quizás no se adapte a tu razonamiento"? lo siento amigo, pero eso no es lo que quiere el sistema, eso es lo que te quita, es lo que aplaca y destruye. Pero bueno... esta es solo la opinión de un soldado cansado y determinado por algunos como "tonto". Al menos eso es lo que dice el sistema ¿no? Y todos sabemos que el sistema se equivoca ¿verdad?
book, goals, and calendar image
PD: Suerte a todos en vuestros exámenes. Una batalla perdida no es perder la guerra. Podéis ganarla, lo sé.
Para la reflexión: Benjamin Franlkin dijo ·dime y lo olvido enséñame y lo recuerdo involúcrame y lo aprendo.".
Un beso enorme, la niña perdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com