"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 4 de julio de 2016

Reír y cantar.

La noche es húmeda, corre una tenue brisa con olor a mar mientras escucho mis sandalias contra las piedras al andar. Estas cuestas son definitivamente mortales, subimos y subimos mientras nos tiran los glúteos y pantorrillas. Una de mis amigas jadea. Yo maldigo. Nos miramos rezando que el poco maquillaje que llevábamos no se haya corrido y que las gotas que humedecen nuestra piel sea el agua del ambiente y no el sudor. Escuchamos la música de un garito y entramos a bailar. Mojito por aquí, mojito por allá. Un cigarrito por un lado, el humo por otro con la música rebotando en todos lados. Bailamos hasta que nos duelen los pies y el sudor llena nuestro cuerpo, hasta que queremos agua en lugar de alcohol para hidratarnos, hasta el punto de sentarnos a hablar y mirar las caras que llevamos una semana mirando. Reímos, cantamos y reíamos otra vez. Eso debería ser la vida. Para siempre. Un bucle infinito de reír y cantar, el mundo sería un lugar mejor desde luego.
Dicen que la vida son momentos y personas, pues yo estos momentos y personas no los cambiaba por nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com