"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

domingo, 27 de noviembre de 2016

¿Lo recuerdas?

Recuerdas aquel tiempo en el que te decían aquello de... ¿Qué quieres ser de mayor? Ese tiempo en el que contestabas feliz, con una sonrisa y la emoción de un niño aquello que vieras como tu sueño. 
El tiempo pasa.... pasa y pasa para todos....
Recuerdas entonces aquella época en la que las hormonas empezaban a actuar hasta llegar a su punto álgido, con los granos, el cuerpo raro que no termina de ser de niño ni de adulto, la voz rara y los pensamientos demasiado sentidos. Quizás incluso sigas en esa etapa, si es así, sé que es jodida pero... aprovéchala luego llegan cosas mejores pero también difíciles. En esa época debías tomar elecciones, debías decidir el camino hacia eso llamado futuro, a eso que igual era tu sueño, responsabilidades, cargas e inicio de realidad. 
El tiempo pasa... pasa y pasa para todos....
Recuerdas el momento en el que te diste cuenta del paso del tiempo, de la importancia de una elección o de no hacerla, del cansancio de un camino y los posibles arrepentimientos de otro. Es ahí cuando sientes la realidad, porque el tiempo lo que nos da es dosis gigantescas de realidad. Qué quieres ser se ha convertido en quien eres, que puedes  o vas hacer en tu futuro es un pensamiento que te quita el sueño por las noches, la distopía entre el quien soy y lo que querías ser te atosiga llegando al punto de la incoherencia y el dolor. Esto solo ocurre a veces, ocurre en eso... momentos, porque hay veces que tienes lo deseado, lo que soñaste, que eres quien pretendes ser aunque no sepas si siempre lo serás. Quizás eso sea lo que más preocupe ahora ¿no? Ese ¿soy lo que quiero? ¿seré lo que quiero?
El tiempo pasa.... pasa y pasa para todos....
Hasta que llega un punto en el que debes entender que ese tiempo solo debes vivirlo, no contarlo ni analizarlo.

2 comentarios:

  1. Cuando te haces consiente del tiempo. Comienzas a disfrutar cada día.
    ¿La pregunta es cómo te haces consciente? Varía en cada persona, a mi me golpeó la vida con la muerte. Me arrancó de tajo.

    Pero antes de eso, me juré que sería lo que siempre soñé, pero no era consciente de que hay Deadline para las metas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces os leo, te leo, hablarme y me gustaría conoceros... aunque creo que ya lo hago. Veros y daros un abrazo, ese que tanto necesitas, que tanto necesito.
      Un beso enorme y mil más, la niña perdida.
      PD: muchas gracias.

      Eliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com