"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

sábado, 31 de diciembre de 2016

En días como hoy, incluso tú crees que hay luz.

Hola amigo,
normalmente las fiestas apestan para mi, suelo llorar mucho y cabrearme aún más. Suelo mirarme en el espejo cinco veces más de lo normal para ver si el jodido turrón se me marca en la tripa, caderas o cara... suelo mirar a las familias ajenas con mucha muchísima envidia. Eso sí, me encantan los regalos, pero no te equivoques aunque amo recibirlos prefiero hacerlos.
Este año no me pegaron tan duro, no fue el balde de agua congelada que me heló cada célula y dejo insensible para las próximas semanas. Esta vez, increíblemente, pasaron rápido aunque estresada, con ciertos problemas y dolores con alguna lágrima. Sin embargo... lo considero progreso. Antes estaba puto jodida, ahora estoy algo molesta. ¿Ves amigo? Progreso. Avance y cicatrización.
Amigo quiero hablarte de cosas que aprendí este año. Aprendí a llorar de forma que te quedas tranquila, aprendí a pedir ayuda (más o menos) y lo más importante de todo aprendí a respirar. 
También quiero decirte que sé que la comida festiva te puede destruir. Eso es algo que aprendí hace tiempo, pero realmente me equivocaba, es tu mente, tu cabeza que distorsiona o valora demasiado lo que aparece en la jodida balanza y espejo.
Hoy te hablo para hacer esta pequeña recapitulación de que se puede mejorar, para saber que si yo puedo, joder... tu también. Te hablo porque hoy va a ser otro de esos días en que las familias se unen y comen hasta reventar, de esos que las mentes jodidas intentan aparentar que lo están menos y disfrutar como personas corrientes. De esos días en los que lo que hay en la mesa pesa más de lo normal, de los que el autocontrol puede fallarnos (y no importa), de esos en los que nos proponemos cientos de cosas para el año siguiente, para el día siguiente, diciendo esta vez será mejor. Sí, esa actitud positiva esta cojonudamente bien, pero amigo recuerda que solo es un día más, si quieres hacer algo, hazlo, no lo dudes, pero empieza hoy, hoy mismo.
Amigo te pido que hoy pases de tus demonios igual que yo intento pasar de los míos, los oigo pero los voy a ahogar en tanta música y risa estas noches como leve alcohol que hasta ellos disfrutarán de eso de la "navidad". Amigo te pido que cojas tus mejores galas y te envistas en ellas cual armadura, que te aferres a la tierra con los dos pies y bailes hasta que quieras desmayarte en el suelo, que rías hasta que la mandíbula te duela y brindes tantas veces que ni sepas porque brindas. 
Hoy amigo te deseo feliz navidad, feliz año y feliz vida.
Hoy amigo te pido y deseo eso... felicidad.
PD: está es la última entrada del año, creo que es el año que más entradas he escrito, aún así he perdido un poco de relación con mi teclado en la intimidad.... sin embargo en conclusión apartando del horror que el mundo ha llegado a ser (y por favor tenemos que cambiar), ha sido un buen año. Un buen año es algo que no suelo decir... algo que me alegra demasiado decir jaja Espero que vosotros también lo hayáis tenido, espero que consigamos todos un buen siguiente año y muchos más que le sigan. Espero que seáis felices. 
Un beso enorme y mil más, la niña perdida

martes, 27 de diciembre de 2016

Este regalo me lo quedo, gracias.

Conozco a un imbécil que me hace decirle te quiero y me obliga a sonreír sin saber como. Conozco a un tonto que me hace reír hasta que me duele la tripa, uno con el que no tengo que pretender ser lo que no soy.... uno que incluso quiere saber que es lo que escondo por preocupación.
Si, conozco a un chico dulce de ojos amables y cálidos que me abraza diciendo "todo saldrá bien". Es el mismo que me hace llorar, el mismo que me hace estar triste muchas veces y me enfada otras tantas.
Conozco a un hombre que me hizo del que me enamoré, el amor es agridulce. Lloras y ríes. Cantas y gritas. Huyes y abrazas. No es perfecto, no, pero es más de lo que necesito. Es eso que si pierdo temo perderme de nuevo, eso que me hace creer que aún perdiéndolo puedo seguir sola. ¿Mágico? ¿Jodidamente cursi? Tal vez, sin embargo no lo cambiaba por nada.
PD: aunque personalmente no soy fan de estas fiestas (leyendo viejas entradas lo sabréis), este año... por ahora, no me ha llegado la depresión navideña seguida de la serie de catastróficas desdichas consecuentes. Por lo que yeiii. Espero que vosotros esteis pasando unas buenas fiestas o al menos comiendo de p*** madre jaja.
Un beso enorme y Feliz Navidad, la niña perdida

jueves, 22 de diciembre de 2016

En días como hoy... puedo sonreír fácilmente.

piercing, boy, and Hot imageEl mundo es un lugar jodido en el que todo acaba desmoronándose, un sitio que los humanos hemos poblado y jodido hasta la destrucción que en un punto pasará al no retorno. Lo sé, por ello muchos días acabo deprimida y asqueada con la humanidad.... soy consciente.
Sin embargo hoy no, hoy a pesar de saber eso, a pesar de horrorizarme por la falta de humanidad, por la falta de respeto hacia la tierra y seres que habitan en ella. A pesar de que al coger el metro sentí miedo pues la noticias me infunden ese escalofrío persistente que no se va hasta que entro a mi casa, a pesar de ver como he perdido amigos, a pesar de sentirme sola casi cada momento del día... estoy contenta.
Hoy me levante pensando que el asco de mundo que hemos creado debe ser aprovechado, salvado, arreglado e incluso pensé que tiene posibilidades de solución. Aunque al levantarme ya se jodieron unas cuantas cosas no estuve triste no, no, me alegre de que ayer cene como una gordita y no sentí remordimiento, de que me reí como hacía mucho que no con unas personas brutales, me alegra saber que aunque llegan las fiestas que odio al menos las calles están bonitas (no por las luces contaminantes, que también), sino porque la gente parece preocuparse más por el mundo durante estos días. 
Sí, el mundo es un lugar jodido que esta desmoronándose por momentos, pero en días como hoy... creo que la esperanza es viable.

domingo, 18 de diciembre de 2016

No pienso subir el volumen.

Mi cabeza es una serie de catastróficos pensamientos, un caótico desastre que solo destruye y hiere, a sí misma y alrededor. Es un grito al vacío pidiendo auxilio.
Antes soñaba con salvarme, con intentar vivir con los problemas que tenía, no necesitaba arreglarme, no estaba rota... no mucho, solo algo jodida.
Sin embargo, le conocí, me jodió, me hizo confiar en él, me hizo que quisiera y creyera que podía depender de él (de una forma sana), me hizo creer que tenía a alguien para poder apoyarme... quizás sí fuera así. El problema radica en que él no sabe que hacer, no sabe como actuar y al final solo acabo peor.
No es culpa suya, es culpa mía por creer que el mundo podía entender mi jodida cabeza con gritos silenciosos.
El problema es que no quiero subir el volumen de mi voz.
¿Qué hago ahora? os preguntaréis, eso mismo me cuestiono yo....porque ahora solo quiero volver a destruir cada célula de mi cuerpo, causarme tanto daño que no sienta más, quiero presionar una y otra y otra vez el gran botón de mi autodestrucción hasta que no quede nada de mi. Nada que recomponer, solo la nada. Esa nada que tanto me aterra necesito que vuelva un momento para darme paz. 
No os equivoquéis, esto no es ningún tipo de pensamiento suicida o de desapego a la vida, no quiero morir, amo y adoro la vida. Por eso ahora la odio tanto por hacerme sufrir así.
Solo es una fase me digo, solo es un momento, solo es un gran bache que pasarás. Porque lo voy a pasar.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Un pequeño recordatorio para mi jodida yo.

Hoy caí en el abismo. Hoy caí de pleno... dolor, lágrimas, mis pensamientos demasiado rápidos y finalmente la destrucción.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Es solo un poco más.

Te pintas intentando sentirte mejor, no es por un sentido físico, es por la diversión del acto, del mezclar colores y ver el resultado, de ver como tus ojos parecen más bonitos, tu cara algo más marcada y tus labios un poco más besables. No es un gran cambio pero es un traje que te infunde algo de confianza.
Es todo en pequeñas dosis, dosis que hacen que el día sea más llevadero, que las cosas quizás duelan menos puesto que no pueden atravesar tu fina máscara. Incluso puede que evites llorar a riesgo de joderte el maquillaje.
Es solo un poco de polvos aquí y allá, es un poco de valor entubado en un cepillito negro y en una bonita barra.
Y sino.... siempre te queda sonreír.

PD: con esta entrada no quiero decir que para ser bonita, para tener confianza o para sentirse como tal se necesite maquillaje, al contrario, nadie es perfecto y en nuestras imperfecciones destacaza la belleza. Uno puede brillar por sí mismo. Sin embargo con esto quería resaltar el poder del maquillaje, soy una fan de él... y en ciertos momentos ese pequeño valor envasado nos ayuda más que cualquier palmadita en la espalda.
Un beso enorme, la niña perdida.

martes, 6 de diciembre de 2016

Me equivoque

Hola amigo,
hoy vengo a hablarte para ayudarme a mi más que a ti, porque hoy tenía la imperiosa necesidad de recurrir a las palabras de mi teclado para sentirme otra vez yo.... porque ahora mismo no soy yo, solo soy ese manojo de sentimientos demasiado mezclados, de dolor demasiado latente y de ojos demasiado mojados. Ya sabes... he vuelto a ese demasiado que tanto conozco, ese que tu bien sabes y odias como yo.
Necesitaba simplemente hablar sin tapujos, sin necesidad de controlar mis lágrimas o de taparme la cara, necesitaba gritar y ser escuchada sin tener que hacerlo.
Vuelvo a caer en el abismo de la soledad, en esa adicción tan fácil y tan difícil que siempre me ayuda tanto como rompe. Quiero caer en mi vieja a amiga, cálida y fría que jamás me abandona. Mi querida y adorada soledad. Por ello, hoy recurro a ti.
Hola amigo, hoy te necesitaba, a ti detrás de la pantalla leyendo la desesperanza de esta niña perdida en el abismo. Me doy cuenta de que me pierdo constantemente, lo bueno o quizás no tanto, es que se volver... si vuelvo puedo perderme de nuevo... estos días pienso que quizás deba quedarme perdida para no volver a perderme. Creía haber mejorado, creía haber salido de esa mierda llamada depresión o lo que sea que tuviera.
Pero amigo.... como cientos de miles de veces, me equivoque.

PD: normalmente tras un tiempo reeleo mis entradas para revisar posibles fallos o aclararme la cabeza. Con esta sé que no es coherente o está perfectamente escrita, pero es una clara imagen de mi cabeza.
Besos, la niña perdida.

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com