"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

sábado, 31 de diciembre de 2016

En días como hoy, incluso tú crees que hay luz.

Hola amigo,
normalmente las fiestas apestan para mi, suelo llorar mucho y cabrearme aún más. Suelo mirarme en el espejo cinco veces más de lo normal para ver si el jodido turrón se me marca en la tripa, caderas o cara... suelo mirar a las familias ajenas con mucha muchísima envidia. Eso sí, me encantan los regalos, pero no te equivoques aunque amo recibirlos prefiero hacerlos.
Este año no me pegaron tan duro, no fue el balde de agua congelada que me heló cada célula y dejo insensible para las próximas semanas. Esta vez, increíblemente, pasaron rápido aunque estresada, con ciertos problemas y dolores con alguna lágrima. Sin embargo... lo considero progreso. Antes estaba puto jodida, ahora estoy algo molesta. ¿Ves amigo? Progreso. Avance y cicatrización.
Amigo quiero hablarte de cosas que aprendí este año. Aprendí a llorar de forma que te quedas tranquila, aprendí a pedir ayuda (más o menos) y lo más importante de todo aprendí a respirar. 
También quiero decirte que sé que la comida festiva te puede destruir. Eso es algo que aprendí hace tiempo, pero realmente me equivocaba, es tu mente, tu cabeza que distorsiona o valora demasiado lo que aparece en la jodida balanza y espejo.
Hoy te hablo para hacer esta pequeña recapitulación de que se puede mejorar, para saber que si yo puedo, joder... tu también. Te hablo porque hoy va a ser otro de esos días en que las familias se unen y comen hasta reventar, de esos que las mentes jodidas intentan aparentar que lo están menos y disfrutar como personas corrientes. De esos días en los que lo que hay en la mesa pesa más de lo normal, de los que el autocontrol puede fallarnos (y no importa), de esos en los que nos proponemos cientos de cosas para el año siguiente, para el día siguiente, diciendo esta vez será mejor. Sí, esa actitud positiva esta cojonudamente bien, pero amigo recuerda que solo es un día más, si quieres hacer algo, hazlo, no lo dudes, pero empieza hoy, hoy mismo.
Amigo te pido que hoy pases de tus demonios igual que yo intento pasar de los míos, los oigo pero los voy a ahogar en tanta música y risa estas noches como leve alcohol que hasta ellos disfrutarán de eso de la "navidad". Amigo te pido que cojas tus mejores galas y te envistas en ellas cual armadura, que te aferres a la tierra con los dos pies y bailes hasta que quieras desmayarte en el suelo, que rías hasta que la mandíbula te duela y brindes tantas veces que ni sepas porque brindas. 
Hoy amigo te deseo feliz navidad, feliz año y feliz vida.
Hoy amigo te pido y deseo eso... felicidad.
PD: está es la última entrada del año, creo que es el año que más entradas he escrito, aún así he perdido un poco de relación con mi teclado en la intimidad.... sin embargo en conclusión apartando del horror que el mundo ha llegado a ser (y por favor tenemos que cambiar), ha sido un buen año. Un buen año es algo que no suelo decir... algo que me alegra demasiado decir jaja Espero que vosotros también lo hayáis tenido, espero que consigamos todos un buen siguiente año y muchos más que le sigan. Espero que seáis felices. 
Un beso enorme y mil más, la niña perdida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com