"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

jueves, 26 de enero de 2017

Un presente repleto de futuros inexistentes

El futuro a veces es una carga demasiado grande, un pensamiento que escapa a nuestro control, un mundo de posibilidades y probabilidades sobre las que apenas tienes control.
El futuro es un poco cabrón, un poco bonito, un poco pesado y un poco maravilloso.
Ahora te recordaré que tienes un presente al que aferrarte con uñas y dientes, tienes un futuro incierto repleto de "y si", lleno de "quizás" y condenado a muchos "nunca". Un futuro del que preocuparte pero no obsesionarte.
Solo tienes una oportunidad con esta vida....la próxima vez puede que te reencarnes en un pez.

5 comentarios:

  1. Wow, a veces es necesario leer esas palabras para despertar un poco.
    Muchas gracias por tu comentario, espero superar todo, y vos sos el claro ejemplo de que si se puede. Sos muy fuerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Futuro... No, no quiero que llegue.
    Me alcanzó.
    Y aprender a vivir con eso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final el futuro es solo el presente que acaba llegando ¿no?
      Un beso

      Eliminar

  3. Hola!
    Siento muchísimo hacerte spam, pero me han vuelto a borrar mi blog .
    Otra vez y esta ya hace la segunda sin razón aparente...
    Te dejo el enlace del nuevo por si quieres pasarte.

    http://thelovelyemptiness.blogspot.com.es/
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com