"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 27 de marzo de 2017

Dolía tanto que creía que se perdería en la desesperación

-¿Ha sido duro verdad?
Negó tres veces con la cabeza mordiéndose la lengua.
-Te has sentido muy sola.-afirmó acercándose
Negó tres veces con la cabeza agachando la cabeza
-Ahora estas bien, puedes descansar.-dijo abrazándole.
Lo último que sintió antes de que se quedara dormida fue su camiseta empapada por las lágrimas.
PD: hace poco tuve uno de mis "momentos" como diría, eso me llevo a pensar que normalmente la gente no sabe tratarlos, no sabe llevar la tristeza pues no lo entiende. Esta entrada es mi consejo para todos aquellos que queréis ayudar a alguien desesperado, a veces, estar ahí es más que suficiente.
Un beso enorme, la niña perdida.
PD2: Hola queridos, aquí una noche de viernes como cualquier otra. Vengo solo para hacerme un poco de autospam y deciros que ahora me podéis seguir también en Bloglovin. Un poco de expansión tras tantos años que no se como no se me ocurrió jajaja
Gracias, un beso enorme la niña perdida.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Eso llamado "humanidad"... quizás debamos empezar a practicarlo

Hoy el mundo llora, hoy el mundo vuelve a sentir miedo...
hoy el mundo es un poco más horrible.
Esto es lo mismo de cada día. Es solo un día más, solo que hoy el dolor y miedo están más cerca.
El mundo hoy está un poquito más jodido que ayer y seguramente menos que mañana,
quizás sea hora de parar.
Quizás sea hora de dejar de destruirnos y odiar.
Hoy deberíamos empezar a cambiar hacía un mundo que no destruya la libertad de todo lo que le rodea.
Quizás.... quizás el mundo tenga razón y nosotros mismos somos la plaga que nos extinguirá.
Seguramente nos lo merezcamos, pero deberíamos intentar evitarlo.
Deberíamos intentar ser más menos "hombres" y tener un poco más de eso que hipócritamente llamamos "humanidad".
Quizás hoy sea el día de recordar que ninguna vida tiene precio.
Todo el mundo tiene derecho a vivir.
Quizás sea hora de recordar de que no tenemos el derecho de arrebatarle la libertad a nadie.

lunes, 20 de marzo de 2017

Aishiteru (愛してる)

Si tuviera que resumir mis sentimientos por él.... sería hasta ofensivo,
sin embargo esas palabras tan mal usada y poco valorada creo que se acercan bastante.
"Te amo" sería un buen inicio para decirle lo que significa para mi.

domingo, 12 de marzo de 2017

Domingo de limpieza

fashion image
Hoy estoy menos triste, río sin fingir aunque si que tengo una leve sensación de "quiero llorar".
Sin embargo hoy es un día diferente, después de quedarme más de dos horas en la cama con el papel y el lápiz, después de llorar hasta quedar tan cansada que solo podía dormir y después de que mi cabeza me torturara de cincuenta formas.... caí dormida en un mal sueño hasta el siguiente día.
Hoy he despertado queriendo limpiarlo todo. Mi cuarto, mi casa, mi vida, a mí.
Empezando por el techo y llegando hasta el suelo... quitando cada toxicidad, cada inutilidad, cada "esto no me sirve para nada". Hoy es domingo de limpieza.
Quizás eso lo aclare todo.

martes, 7 de marzo de 2017

Hoy estoy triste

Hola amigo, 
hoy estoy triste.
Sé que he dicho que hay que luchar, no te equivoques... lo hago. Me levanto de la cama, voy a clase, trabajo, hago la comida, la cena, me ducho, hablo con mis amigos y mi familia y me voy a dormir.
La cuestión es... no quiero hacer nada de esto, bueno comer y dormir sí. Solo querría quedarme en mi cama doce horas, levantarme, comer y volver a ella a verme cada serie conocida en el mundo, leer hasta que se me cansen los ojos y escuchar la música tan alta que al quitarme los cascos escuche un pitidito que me siga impidiendo pensar.
Eso es lo que querría.
Pero no es lo que hago.
Me levanto, continuo, lo intento.... intentarlo es lo primero que tienes que hacer para luchar contra eso que esta en tu cabeza. Intentarlo es un paso más grande de lo que crees. Al menos eso me digo.
Hoy estoy triste y no te equivoques, voy a seguir triste hoy y quizás mañana. Voy a permitirme estar triste, mientras hago mi día a día sentiré ese misero sentimiento en mi, lo abrazaré y quizás seguramente me vaya a dormir llorando. No te equivoques, esa es mi forma de luchar. Porque la tristeza existe con un motivo, a veces nos destruye en el proceso... pero su misión es curar algo más grande que no entendemos o no queremos entender.
Por ello hoy mientras ando, mientras sigo con mi día estoy triste.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Nunca fue asidua a los hogares...

Julia vivía en una casa de cuatro paredes y un techo. Muchas habitaciones y numerosas alfombras. El suelo siempre brillante, las ventanas relucientes y un claro olor a limpio que impregnaba aquel lugar. Amaba el detergente que su madre usaba y sin él su ropa era extraña.
Sin embargo, a pesar de todo aquello.... a pesar de que en cierta forma si alguien le decía eso de "un hogar" la imagen de una puerta y un felpudo de hojas llegaba unido a ese tenue olor llegaba a su memoria, la sensación de las sábanas calientes y lo mullido de su cama la recorrían, a pesar de todo, a pesar de los dulces recuerdos.... la energía abrumadora, la tristeza de los recuerdos y esa esquina maldita hacían que no fuese asidua a aquel sitio que llamaba hogar.
Antes mucho antes había una alfombra que corría a saludarla apenas sacaba sus llaves, una risa que resonaba cuando veía una película en el viejo sofá, o noches haciendo puzzles en las que se dejaba los ojos. Eran buenos tiempos. Tiempos que quedaron en el pasado haciendo que el peso del presente pesará más.
Sí, Julia no era una chica asidua a los hogares. Quizás por eso ansiaba tanto encontrar uno.

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com