"Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”-Carlos Ruíz Zafón, El Juego del Ángel.

lunes, 27 de marzo de 2017

Dolía tanto que creía que se perdería en la desesperación

-¿Ha sido duro verdad?
Negó tres veces con la cabeza mordiéndose la lengua.
-Te has sentido muy sola.-afirmó acercándose
Negó tres veces con la cabeza agachando la cabeza
-Ahora estas bien, puedes descansar.-dijo abrazándole.
Lo último que sintió antes de que se quedara dormida fue su camiseta empapada por las lágrimas.
PD: hace poco tuve uno de mis "momentos" como diría, eso me llevo a pensar que normalmente la gente no sabe tratarlos, no sabe llevar la tristeza pues no lo entiende. Esta entrada es mi consejo para todos aquellos que queréis ayudar a alguien desesperado, a veces, estar ahí es más que suficiente.
Un beso enorme, la niña perdida.
PD2: Hola queridos, aquí una noche de viernes como cualquier otra. Vengo solo para hacerme un poco de autospam y deciros que ahora me podéis seguir también en Bloglovin. Un poco de expansión tras tantos años que no se como no se me ocurrió jajaja
Gracias, un beso enorme la niña perdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde hace mucho estoy condenada a una cárcel de palabras, en la que cada vez me hundo más. Mi alma tiene un precio, todo lo que soy son trocitos desperdigados, fragmentados, escondidos. Mis palabras se han convertido en los susurros de un pez sin lengua ¿los oyes?

Contacto

eldeseodenuncajamás@hotmail.com